Joan Ribó: El alcalde de Valencia que “abre un tiempo nuevo”

Ribó ya es el nuevo alcalde de Valencia. Este sábado, Joan Ribó, ha anunciado, tras ser designado primer edil y durante el primer discurso que ha pronunciado, que prescinde de usar la vara de mando de alcalde porque no representa su forma de gobernar. El dirigente de Compromís  ha apostado por el “diálogo” con sus “vecinos y vecinas”. Ha iniciado su alocución  diciendo que en la ciudad “se abre a un tiempo nuevo” en el que los “verdaderos protagonistas” del “cambio de ciclo son los cerca de 800.000 habitantes que viven” en ella.

 Ha justificado así “el poco entusiasmo” con el que dice haber recibido “la que conocemos como vara de mando” tras su nombramiento y ha destacado que “como alcalde” no le hace falta, “ni la vara ni el mando”. “Por eso, y delante de todos ustedes, de toda la ciudadanía, le encomiendo al señor secretario del pleno que la guarde donde considere porque no es un símbolo que represente mi forma de gobernar. Prefiero, en cualquier caso, el diálogo con mis vecinos y vecinas”, ha expuesto Joan Ribó, que ha pronunciado todo su discurso en valenciano.

Ha querido, desde “la responsabilidad” como primer edil, “destacar la transparencia como eje vertebral” de su gobierno porque la ciudadanía ha de saber “qué estamos haciendo como gobierno y a qué se están destinando los recursos de los valencianos. “Por eso, quiero un Ayuntamiento con las paredes de cristal. Es el derecho de la ciudadanía y ha de ser el deber del gobernante. Y, además, es la mejor vacuna contra cualquier tentación de despilfarro o corrupción”, ha afirmado.

El nuevo primer edil ha dicho que “la corrupción ha sido y es una de las principales preocupaciones de los vecinos y vecinas de esta ciudad” y ha apuntado “el compromiso de intentar que se devuelva el dinero que nunca debería haber salido de la caja común” del Ayuntamiento. A su vez, ha señalado que desde el nuevo equipo de gobierno se habilitarán “los mecanismos necesarios para prevenir cualquier mala práctica en este sentido”.

Ha recordado que llegó a Valencia a estudiar Ingeniería Agrónoma hace unos cincuenta años y ha dicho que ésta ha sido la ciudad que le ha hecho “crecer”, que le ha “ilusionado” y que le ha dado fuerzas para “trabajar por el progreso y el bienestar de la ciudadanía”. “Soy, por tanto, un valenciano por voluntad propia”, ha subrayado.

Tras ello, Joan Ribó ha agradecido la “confianza” deposita en él por todos los que le han llevado a ocupar la Alcaldía para abordar “un futuro ciertamente esperanzador” que asume con “responsabilidad”. Ha señalado a los vecinos que su equipo hará “lo posible y lo imposible” para que sus “esperanzas” se transformen “en realidad con la máxima rapidez” que se pueda.

Ribó, que ha definido como “histórico” este día y ha insistido en el “cambio evidente” que se inicia para la ciudad, ha expresado su apuesta por “el diálogo y el consenso” y ha señalado que Compromís, “conjuntamente con València en Comú y con el Partido Socialista –que han respaldado su candidatura–“, trabajarán en ese sentido, para “materializar el nuevo gobierno” y lograr “un verdadero equipo cohesionado”.

A continuación, ha comentado que el “espíritu de cambio” en Valencia es “fruto de un trabajo previo” hecho en el anterior mandato por quienes estaban antes en la oposición –en este punto ha citado también la tarea hecha por EU, que no ha obtenido representación en esta legislatura–. Se ha mostrado partidario –en alusión a Ciudadanos– de trabajar con las formaciones que apuestan por la transparencia, la corrupción y la participación ciudadana.