La campaña electoral tensa las relaciones en el tripartito valenciano

Imagen del pacto contra la pobreza. Ximo Puig y Mónica Oltra en el centro.

 

La campaña electoral tensa las relaciones en el tripartito valenciano y entre los órganos de los partidos que conforman el Gobierno de la Generalitat Valenciana. El pacto entre Compromís, dentro del gobierno autonómico, y Podemos, que da apoyo desde Les Corts, ha hecho saltar todas las alarmas en Blanqueries. El presidente de la Generalitat Valenciana y secretario general del PSPV, Ximo Puig, ha indicado este miércoles que no existe ningún tipo de tensión entre PSOE y Podemos y ha subrayado que el Gobierno autonómico goza de una salud, en su opinión, inmejorable. No obstante, cada vez más voces se hacen eco de que Ximo Puig intenta rebajar la tensión con Podemos.

Recientemente, Podemos exigió explicaciones a Puig por sus relaciones con la empresa ‘Carns de Morella’, subvencionada por el Consell de Puig y Oltra. Tampoco ha puesto fáciles las cosas el partido de Pablo Iglesias, que en la Comunitat Valenciana dirige Antonio Montiel, con la reapertura de RTVV ni en los Presupuestos de 2016, a los que proponen varias modificaciones.

“No hay ningún tipo de tensión”, ha indicado Ximo Puig, quien ha añadido que es lógico que en una campaña electoral haya momentos en los que cada opción política intente subrayar sus posiciones frente a otras.

En cualquier caso, si el 20D la coalición de Podemos y Compromís superase al PSOE en las provincias valencianas, tal y como indican varias encuestas, podrían darse cambios en el Consell en favor del partido de Mònica Oltra. Por su parte, Oltra ha asegurado que la relación del presidente y la vicepresidenta no depende, ni la personal, ni la política, de la relación entre Pablo Iglesias yPedro Sánchez.

No obstante, si bien no ha querido entrar a valorar las encuestas, Oltra ha hecho hincapié en que, en su opinión, “lo más importante es que el PP no tenga mayoría“, para “poder revertir las políticas que han sido profundamente antisociales y han perjudicado a miles de personas que se han quedado en el camino, para que la crisis no la paguemos los que no la hemos generado y para que haya una política que pongan en el centro a las personas”.

A su juicio, “la única consecuencia que tendrá el 20 de diciembre será la distribución de diputados”, por lo que “el Gobierno valenciano no se va a ver afectado por el resultado del día 20″, aunque ha señalado que “obviamente cada una de los que formamos parte de este Gobierno vamos a intentar que nuestras relaciones políticas tengan más influencia”.

Quién sí tensó la cuerda hace algunos días fue el President de Les Corts y portavoz del partido mayoritario de Compromís, el BLOC, Enric Morera, quie escribió en su cuenta de Twitter en la madrugada del martes: “Entre capullos, naranjitos y gaviotas nos toman por idiotas. D’una part PP, PSOE i C’S. I enfront el poble”. Para el jefe del Consell, Ximo Puig, “cada uno es dueño de sus palabras y sus silencios”, evidenciando su distanciamiento con respecto a Morera y su línea política.