La CUP rechaza investir como President a Artur Mas

La CUP rechaza investir como President a Artur Mas. La Asamblea de la CUP habría rechazado investir a Artur Mas como President de la Generalitat de Catalunya en medio de una fuerte división

La CUP rechaza investir como President a Artur Mas. La Asamblea de la CUP habría rechazado investir a Artur Mas como President de la Generalitat de Catalunya en medio de una fuerte división interna entre los partidarios de encaminar, con Mas al frente, un proceso de independencia y los más sensibles a cuestiones sociales, y por tanto muy críticos con la gestión de los convergentes, el partido de Artur Mas que ha gobernado en los últimos años en Catalunya. El resultado final se habría alcanzado con tan sólo cuatro votos en el lado de los partidarios del no a Mas.

La CUP, el partido emergente entre el independentismo catalán, y que se presenta con un marcado programa anticapitalista y antisistema, ha mantenido en jaque a Mas y a todo el espectro político catalán en las últimas semanas. Durante su última asamblea nacional, que reunió a la gran mayoría de sus afiliados, se alcanzó un insólito empate entre los partidarios del sí a Mas y sus opositores, llegando a coincidir en 1515 votos ambas facciones.

De esta manera, y salvo sorpresa mayúscula, Artur Mas no presidirá la Generalitat, y la comunidad autónoma se dirige casi de manera inevitable a un nuevo proceso electoral que podría celebrarse en el mes de marzo del presente año. 68 han sido los delegados de la CUP que, reunidos desde primeras horas de la mañana en Barcelona, han decidido el destino político de Catalunya para los próximos años.

La cuestión ha supuesto una gran división en el seno de la CUP, que a su vez agrupa a diferentes sensibilidades del espectro independentista de izquierdas y antisistema. El conflicto ha sido tal que Xavier Monge, quien fuera candidato por Barcelona en las elecciones de 2011, dimitió el pasado jueves al afirmar que el proceso independentista era ‘una estafa’.

El complicado panorama político en Catalunya, donde ninguna otra fuerza apoya la investidura de Artur Mas – a excepción de ERC, con quienes concurrieron en una lista única como ‘Junts Pel Sí’-, se encamina al bloqueo institucional, únicamente resoluble mediante unas nuevas elecciones, que se celebrarían, según todas las fuentes consultadas, el próximo mes de marzo.