Lorenzo Agustí deja el PP a las puertas del juicio oral

Lorenzo Agustí, exalcalde de la localidad valenciana de Paterna, ha comunicado al PPCV que deja la presidencia popular en su localidad y también deja de ser afiliado. Su decisión llega después de que un juzgado de Valencia haya acabado la instrucción por el Caso del Auditorio y haya visto indicios de posible delito en su actuación, por lo que se encuentra a las puertas del juicio oral. No obstante, reconoce que es “temporal”, hasta que se aclaren los hechos.

Agustí le ha comunicado su decisión a la coordinadora general del PPCV, Isabel Bonig, a través de una carta. En ella explica que “habida cuenta de los criterios de la Presidencia Regional del Partido Popular en la Comunidad Valenciana en relación a este tipo de resoluciones judiciales y en aras a que, en tanto se resuelva judicialmente este asunto, su tramitación no pueda afectar a los representantes políticos que ejercen actualmente la gestión pública municipal y la labor orgánica de nuestra organización política local”, presenta su dimisión “irrevocable” como presidente local del PP y pide también que tramiten su baja temporal como militante.

Especifica que ante los criterios de la denominada ‘línea roja’ de Fabra contra la corrupción, ha decidido presentar su dimisión “irrevocable” como presidente local del Partido Popular. También, solicita que tramiten su baja como afiliado del Partido Popular, “y que consideren esta decisión como temporal, pues una vez queden definitivamente aclarados los hechos por los que el PSPV-PSOE me acusa, volveré a solicitar el alta en este partido que representa los principios políticos e ideales por los que he luchado”.

EL CASO AUDITORIO. RECURRIRÁ EN APELACIÓN

Lorenzo Agustí, que fue alcalde de Paterna desde junio de 2007 hasta el pasado 30 de julio de 2014, explica que el pasado 12 de enero la juez del juzgado de instrucción número 1 de Paterna dictó un auto en el que concluyó la instrucción abierta ante la querella presentada en la Fiscalía por el PSPV por un presunto delito de prevaricación administrativa en relación con las obras en el Auditorio y dio traslado tanto al Ministerio Fiscal como a la acusación popular ejercida por los socialistas para que solicitaran o no la apertura de juicio oral.

El ex primer edil subraya que recurrirá en apelación ante la Audiencia esta decisión “por estar totalmente disconforme” con el auto.