Primer mitin de C’s: el estreno de Giner, la herencia de Punset y el timón de Rivera

Primer mitin de campaña de Ciudadanos en tierras valencianas, tras la cancelación ayer de toda la jornada electoral por el accidente aéreo en Sevilla que suponía el inicio en Alicante.

El Palacio de Congresos de Valencia acogió la puesta de largo de la formación naranja en la ciudad de Valencia y la candidatura autonómica, con el respaldo del presidente de la formación, Albert Rivera.

El salón central del recinto reunió a más de 1.200 personas – hubo que habilitar la parte alta del Audiotio 1 – entre simpatizantes y afiliados que escucharon las primeras consignas de sus líderes.

mitin-ciudadanos-publico

La Comunidad Valenciana es una de las plazas fuertes de C’s. Rivera, consciente de ello, no se ha permitido dejar pasar la oportunidad de afianzar el crecimiento que su formación está experimentando en las últimas semanas. Hace sólo unos meses, con Carolina Punset recién aupada a la candidatura autonómica, la intención de voto para Ciutadans apenas alcanzaba el 3%. Hoy, incluso el CIS les sitúa rozando el 16%. Un respaldo demasiado goloso y atractivo como para no percutirlo.

Abrió el cónclave el candidato a la alcaldía de la ciudad, Fernando Giner, que se estrenaba oficialmente con su primer discurso político. El perfil de Giner, eminentemente económico, hace entrever por dónde irá su mensaje electoral, y así lo confirma con sus primeras palabras. En la que fue la intervención más corta del día, Giner apostó por presentar algunas de las medidas que su grupo plantea para “provocar el cambio tranquilo” en Valencia.

Ayudas del consistorio para conciliar la vida familiar y laboral, medidas dirigidas hacia los jóvenes y el emprendedurismo o mayor transparencia en las facturas públicas hacen presagiar que C’s apuesta por un modelo de ataque a las deficiencias sociales a través del motor económico. La inexperiencia de Giner ante el electorado – que no ante el público, orador de larga trayectoria – la suple con sus “ganas de cambiar”. De hecho, el valenciano ha convertido en leitmotive propio el “es legítimo soñar con un cambio”. Y ese aspecto del economista, su emergencia desde las bases de la sociedad civil, son precisamente lo que le acerca a los votantes.

El motor del cambio valenciano, sin embargo, viene auspiciado por la candidata a la Generalitat, Carolina Punset. La aún concejal de Altea se presupone la llave para el gobierno autonómico, ya que el respaldo que reciba en las urnas y el pacto que adopte – si lo adopta- hará inclinar el mando del Consell hacia la derecha o la izquierda.

Punset sigue firme en su mensaje: si C’s no es la fuerza más votada, no gobernará ni auspiciará un gobierno. Aunque queda por ver qué escenario político resulta tras el 24 de mayo con esa directriz – significaría dejar en bandeja a un hipotético cuatripartito la autonomía o incluso estancarse como en Andalucía – la candidata naranja apunta alto y sólo se plantea el respaldo mayoritario.

En su discurso, Punset apeló a las grandes figuras de la Transición – obvia herencia paterna – y al mensaje político del 78. “Debemos recuperar los conceptos esenciales de entonces, basándonos en la concordia y recordando que las soluciones a los problemas no son de izquierdas o de derechas, sino buenas o malas”, espetó.

Además, es consciente de dónde se encuentra su enemigo político. “¿Para qué iban a recortar el PP y el PSOE en las cajas de ahorro si así pueden seguir colocando a sus amigos?”.

Tras la emisión del primer spot televisivo de Ciudadanos, recogió el testigo Rivera. En primer lugar, prometió recuperar la visita de ayer a Alicante – muchos de los simpatizantes de la provincia se trasladaron adrede al mitin de este domingo – El presidente y fundador no reniega del origen de C’s, ni geográfico ni social. Rivera es cosnciente de que pincha en hueso con algunos temas en suelo valenciano – hace semanas declaraba que su web ya estaba en catalán, en respuesta a si también estaría en valenciano -, pero su mensaje centralista y españolista le acercan más a quienes rechazan del pancatalanismo impuesto. Y en Valencia, eso es un caladero bollante.

En su discurso, recordó a los candidatos que C’s “tendrá el timón en muchos ayuntamientos, así que os reclamo que tras las elecciones seáis capaces de sostener la mirada a los ciudadanos porque vuestro mensaje sea coherente con vuestras acciones”.

Insistió también en el mensaje de unidad, y destacó que su partido “no tiene 17 proyectos de gobierno, sino solamente uno común para todos”.

También bajo el espíritu de la Transición, recordó que “la política consiste en hacer justicia, no venganza, y aquéllos que dicen que la Constitución es una mordaza se equivocan”.

rivera-punset-mitin-valencia

Punto de arranque a lo grande para Ciudadanos, que se enfrenta a dos semanas de travesía por el páramo electoral con la vitola de partido emergente pero sorpresivo y con la perspectiva de convertirse en fuerza decisiva.