Puig quiere un debate en ‘su’ casa

Puig critica el silencio inminente de Fabra respecto a Rus y le pide que tome medidas inmediatas.

El secretario general del PSPV y candidato a las primarias para elegir al cabeza de lista a la Generalitat, Ximo Puig, juega en casa. Y quien juega en casa pone las normas. Por eso, aunque el otro aspirante a encabezar la candidatura autonómica, Toni Gaspar, propuso realizar tres debates en las tres provincias de la Comunidad Valenciana y con distintos formatos, todo apunta a que finalmente sólo habrá un cara a cara y en Blanquerías, donde Puig es el que manda.

Los equipos de Puig y Gaspar tienen previsto reunirse hoy en la sede del PSPV para hablar sobre los debates entre los dos candidatos a las primarias abiertas del partido. Gaspar trasladó, hace más de tres semanas, una propuesta para que se organicen tres cara a cara para confrontar ideas e iniciativas y que éstas lleguen al mayor número de personas posible. El objetivo de los socialistas es el de lograr una alta participación en las votaciones del 9 de marzo.

Así, el alcalde de Faura plantea celebrar un debate en cada provincia de la Comunidad Valenciana. Uno de ellos, coordinado por las organizaciones de profesionales de la comunicación; los otros dos, gestionados por medios de comunicación. Y, al menos uno de ellos, abierto al público para que la ciudadanía también pueda preguntar. La idea es que se lleven a cabo en lugares neutrales y abiertos, para facilitar la asistencia y la participación.

Pero, aunque se barajaba que el ‘Equip del president’ (Puig) podría aceptar dos de esos tres debates propuestos, al parecer la cosa quedaría en uno solo, que es lo mínimo que acepta el reglamento de las primarias. Y es que, si no hay acuerdo sobre los encuentros, la decisión la tomará el Comité de Garantías del PSPV. Fuentes de este órgano apuntaron que lo más probable es que se celebre un único debate en la última semana antes de las primarias.

¿Y el formato? Pues lo más cerrado posible. Las mismas fuentes consideraron que, para ahorrar costes y que el montaje fuera cómodo para el personal del PSPV, el debate podría celebrarse en Blanquerías, sede del partido, ya que disponen de los medios técnicos para ello. Además, esta ubicación no permitiría la presencia de mucho público, como tampoco lo hay en los debates electorales que se emiten por televisión.

Estas actuaciones ahondan en la estrategia de perfil bajo que, según el equipo de Gaspar, quiere transmitir Puig al proceso de primarias. Una campaña en la que apenas hay referencias a su oponente, en la que se mezclan el papel de candidato y el de secretario general, y que se lleva a cabo a casi un año y medio de las elecciones autonómicas en las que tiene su fin.