Cermi CV presenta las alegaciones a la propuesta de Bienestar Social

Nuevas plazas para personas con diversidad funcional o enfermedad mental crónica

Las 14 federaciones integradas en el Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunidad Valenciana (Cermi CV) han presentado este viernes alegaciones a las modificaciones propuestas desde la Conselleria de Bienestar Social a las normativas referentes al copago en servicios de atención a la discapacidad (centros, residencias, viviendas tuteladas, centros de rehabilitación e Integración Social).

Las principales alegaciones a la Orden 21/2012 y el Decreto 113/2013 se refieren, entre otras, a que el copago de los usuarios no exceda el 70 por ciento del coste del servicio, ya que en la actualidad “puede llegar hasta el 90 por ciento”, un porcentaje que desde el Cermi CV consideran “inasumible”, según ha informado la entodad en un comunicado.

Asimismo, hacen referencia a la necesidad de aumentar el llamado ‘dinero de bolsillo’ en base al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), “respetando criterios de equidad para no constituir un indicio de confiscatoriedad” y a que se equipare la situación de quienes acceden a estos servicios por cuestiones de situación de dependencia y la de aquellos que acceden bajo otras circunstancias.

Según la plataforma de la discapacidad, esto supondría “una distinción artificiosa y un ataque frontal a derechos fundamentales y libertades públicas consagrados por la Constitución Española y el Texto Refundido de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social”.

Asimismo, reclaman la desaparición del copago en 14 pagas; exigen que la renta tenida en cuenta para el cálculo sea la del contribuyente y no la de la unidad familiar; se oponen a que los centros sean los recaudadores de este copago y exigen que los datos obtenidos para calcular esta aportación sean “totalmente transparentes para el usuario”.

CONTRARIAS A LA IRRETROACTIVIDAD

De igual modo, las entidades son contrarias a la irretroactividad de los efectos favorables que las modificaciones pudieran tener en algunos usuarios. Por otro lado, se valora la desaparición del texto normativo de la “incompatibilidad” entre percepción simultánea de la presentación por desempleo y la prestación económica por cuidador no profesional. No obstante, las entidades de la discapacidad consideran que el texto “recoge iniciativas que pueden disuadir a las personas y familias del ejercicio de sus derechos legalmente reconocidos para convertirse en cuidador no profesional”.