Más de 300.000 libros para el nuevo curso escolar

Que muchos alumnos iban a empezar el nuevo curso escolar faltos de material, es una realidad que se advirtió a La Consellería de Educación meses antes del inicio de curso. Como solución se propuso elaborar una especie de banco de libros en los centros docentes para que los alumnos que no disponen de recursos puedan acceder al material escolar. Una medida que ya tomaron, en su momento, los propios centros escolares ante la rebaja en las subvenciones que se les concedía para la compra de libros.

La Generalitat ha anunciado que pondrá a disposición de los centros escolares más de 300.000 libros que formarán parte de un fondo bibliográfico para los alumnos que carezcan del material. Al finalizar el curso, los depositarios de los libros deberán devolverlos al fondo del centro para su guarda y custodia y su entrega el curso siguiente a otros alumnos. El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, anunció el pasado martes en el Debate de Política General que Educación recuperará las ayudas para la compra de libros. Se trata de establecer un nuevo sistema de becas para la adquisición de libros de texto, basado en la compra de un fondo de libros a los centros escolares valencianos.

Otro de los problemas que se achacaban a la compra del material escolar era que éstos cambiaban cada cuatro años, dificultando así que los libros pudieran reutilizarse. Como medidas alternativas para fomentar el ahorro en la compra de libros de texto la Consellería ha ampliado la vigencia de los libros de texto de primaria de cuatro a seis años, alargando su vida útil o con la plataforma online de intercambio de libros, denominada Llibrei.