Resurgen las reivindicaciones para proteger los restos romanos de la calle Salvador

Solar en el que se encuentran los restos arqueológicos de la calle SalvadorSolar en el que se encuentran los restos arqueológicos de la calle Salvador

Los vecinos de la calle Salvador y el Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio vuelven a reclamar que se protejan los restos romanos de la zona, que permanecen abandonados en un solar con escombros desde que finalizó la excavación en 1996. Una reivindicación ya histórica y que recobra fuerza tras la caída de algunas de las vallas que rodean el solar de la calle, detrás de la ampliación de las Cortes Valencianas, con el fuerte temporal de viento. El suceso ha vuelto a poner al descubierto el abandono del yacimiento arqueológico y la necesidad de intervenir.

En esa misma línea, el Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio lleva años alertando del estado de abandono y degradación de los restos romanos. El colectivo exige, de manera urgente, limpiar el solar de malas hierbas y escombros, y plantear y ejecutar un proyecto que sirva para recuperarlos y ponerlos en valor.  Su propuesta pasa por acondicionar una placeta con ventanas arqueológicas para que lo que queda de la muralla, torreón y termas sean visibles, a la vez que estén protegidas. Ante la falta de respuesta, el colectivo lamenta que “las administraciones no hayan intervenido todavía, ni tan siquiera para limpiar el solar, tal y como pidió por segunda vez el Síndic de Greuges el pasado mes de julio”.

Tanto la asociación como los vecinos han criticado, en numerosas ocasiones, que este yacimiento del siglo II-I a.C permanezca vallado y a la intemperie desde que se produjo el hallazgo en las excavaciones arqueológicas de 1996. A pesar de estar declaradas Bien de Relevancia Local (BRL) y en un entorno de Bien de Interés Cultural (BIC), existe, aseguran, una grave falta de mantenimiento que sigue provocando el crecimiento descontrolado de malas hierbas y arbustos que dañan la piedra y un alarmante deterioro. “La limpieza del solar, proteger este patrimonio, de gran valor arqueológico, rehabilitarlo y divulgarlo debe ser una prioridad”, asegura César Guardeño, presidente de Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio.

La asociación argumenta que los restos romanos están ubicados en un punto cercano al Centro Arqueológico de la Almoina. Por lo que sería viable, explica Guardeño, conectar ambos yacimientos extendiendo las visitas a este lugar. “Sin embargo, la realidad es que sigue oculto desde hace muchos años tras una valla y sin ningún tipo de señalización”, recalca.

Los Planes Especiales de Protección del Centro Histórico exigen que se mantenga la estructura urbana y arquitectónica de este tipo de zonas declaradas BIC. Esto implica que no se permitan modificaciones de alineaciones, alteraciones de la edificabilidad, parcelaciones ni agregaciones de inmuebles. Con una excepción, que contribuyan a la mejor conservación general del conjunto, y en este caso se cumple este requisito, tal y como señalan desde la asociación. Justo al lado, se encuentra la única torre románica de Valencia, la de la iglesia del Salvador, y la construcción de un inmueble impediría su visibilidad.

De obtener luz verde, dichas parcelas pasarían a ser un espacio libre de edificación de uso público y cabría la posibilidad de construir una plaza que integrara los restos, como defienden vecinos y asociación. Por ello, piden que los técnicos de la Dirección de Cultura y Patrimonio autoricen este cambio en el planeamiento urbanístico vigente.