(2-1) Bélgica – Argelia: Los cambios de Wilmots desequilibran la balanza

Debutó, con muchas trabas, una de las principales tapadas de esta Copa del Mundo. Bélgica, con tantos de los revulsivos Fellaini y Mertens, remonta el tanto inicial de Sophiane Fegouli para sumar sus tres primeros puntos del torneo y liderar momentáneamente el Grupo H.

Un mal planteamiento de Les Diables Rouges, que plantó dos extremos con tendencia interior como Chadli y Hazard sin tener laterales que pudieran hacer el campo ancho por fuera, facilitó mucho la tarea de Argelia en defensa. Con De Bruyne cayendo a banda para escapar de los marcajes argelinos, la falta de creatividad en el centro del campo se hizo más que patente.

Partido de ritmo lento que tan solo las escasas contras de Argelia conseguían dinamitar. En una de aquellas, el conjunto de Halihodzic consiguió salir por banda izquierda mediante Mahrez y meter un centro pasado que dejaba a Feghouli solo ante Courtois. Vertonghen, muy lento en la jugada, optó por agarrar al valencianista. Penalti sobre el gran líder del ataque argelino, que transformaría la pena máxima para dar la campanada.

Pese al gol, Bélgica seguía ausente. Dos hombres encima de De Bruyne y Hazard, sin peligro por bandas y con el único recurso de los disparos de media distancia de Witsel. Lukaku, que pedía a gritos una pareja de extremos puros, consiguió arrastrar a su (brillante) marcador personal, Bougherra, para conseguir que Hazard y Chadli tiraran la única ocasión con cierto peligro de toda los primeros cuarenta y cinco minutos.

A la vuelta de vestuarios, Wilmots optó por retirar a Chadli para poner un hombre de banda como Dries Mertens. A partir de ahí, revolución en el ataque belga. Argelia, que pese a correr detrás del balón durante la primera parte, no parecía agotada. Aún así, el torrente de juego de los europeos acabó por desbordar a los africanos con el propio Mertens como jugador más destacado.

Siguió el buen hacer del técnico belga con las entradas de Origi y Fellaini por dos jugadores inéditos como Lukaku y Dembélé. El primero tuvo una clara ocasión pasada la hora de partido, mientras que el segundo, moviéndose por la media punta todo el partido, anotó el gol del empate a veinte minutos del final. De Bruyne, desparecido durante el resto del encuentro, metió un centro de ensueño para que el centrocampista del Manchester United igualara la contienda.

Antes, Medjani había tenido en su cabeza el gol del 0-2 a la salida de un córner. Con el empate en el electrónico, Argelia ya se veía venir una avalancha que acabaría por dar el gol de la victoria a los belgas diez minutos más tarde. Feghouli perdería una pelota en el centro del campo que Hazard se encargaría de convertir en una contra vertiginosa que definiría la gran estrella del encuentro, Dries Mertens, con un disparo potente al primer palo.

Poca reacción del lado argelino tras el tanto rival. Con el entramado defensivo tumbado, poco pudo hacer el cuadro de Halilhodzic para poner las tablas en el marcador. Bélgica lo mereció más en la segunda mitad y el resultado hace justicia a lo visto sobre el terreno de juego.

Foto: Getty

Ficha técnica

Bélgica. Courtois, Alderweireld, van Buyten, Kompany, Vertonghen, Witsel, Dembele (Fellaini 65′), Chadli (Mertens 46′), De Bruyne, Hazard, Lukaku (Origi 58′).

Argelia. Mbolhi, Mostefa, Bougherra, Halliche, Ghoulam, Taider, Medjani (Ghilas 84′), Bentaleb, Feghouli, Mahrez (Lacen 72′), Soudani (Slimani 67′).

Goles: Fellaini (min. 70), Mertens (min. 80); Feghouli (min. 25)

Árbitro: Marco Antonio Rodríguez (MÉX). Amonestó a Verthongen (min. 24), Bentaleb (min. 34).

Estadio: Estadio Mineirao (58.000 espectadores).