Alfonso Rus: dos décadas persiguiendo la presidencia del Valencia CF

Lo intentó a finales de los noventa, pero encontró a alguien con mayor calado entre los seguidores. En 1997, la candidatura encabezada por Alfonso Rus (Xàtiva, 1950) fue derrotada de manera implacable por el ‘Valencia campió’ de Paco Roig. Presidir el equipo de su vida siempre había sido su sueño. Sin embargo, Rus se vió obligado a desistir. Al menos, de forma temporal.

Más de tres lustros después, el política popular sigue con el club de Mestalla entre ceja y ceja. Y aquellos que han estado interesados en acceder a dirigir el Valencia lo saben. Rus ha llegado a reconocer reuniones y cónclaves con potenciales inversores en la entidad y en la Comunitat. Desde su puesto como alcalde de Xàtiva y como presidente de la Diputación de Valencia, siempre se ha asegurado el estar informado al detalle de cualquier movimiento respecto a la casi centenaria entidad.

La oposición setabense apunta a su viejo anhelo como vía de escape de la escena política. Y lo cierto es que 2013 sirvió para que el alcalde de Xàtiva se metiese plenamente en harina, confesando incluso estar negociando con “inversores árabes y rusos” la compra del club. Dichas declaraciones, realizadas en mayo, se vieron silenciadas tras la entrada de Amadeo Salvo t su consejo de administración al club y las novedades aportadas en verano. Sin embargo, Rus volvió a la carga apenas horas después de que Bankia anunciase su intención de vender del Valencia. Y lo hizo con críticas hacia el actual presidente blanquinegro, acusándole de no haber buscado comprador meses atrás.

Rus, mientras tanto, mata el gusanillo del fútbol con su cargo como presidente del Olìmpic de Xàtiva, que saltó a la primera plana de los medios nacionales esta temporada debido a su enfrentamiento ante el Real Madrid en Copa del Rey. La visita del conjunto setabense a la Ciudad Deportiva de Paterna a finales de enero estuvo a punto de dejarnos la imagen del morbo con Rus y Salvo compartiendo palco en el estadio Antonio Puchades, aunque el presidente valencianista no asistió. No pareció importarle demasiado, ya que el político se fumó unos de sus clásicos puros despreocupadamente para celebrar la victoria de los suyos.

Días antes de dicho partido, Alfonso Rus se había ofrecido de forma pública en una comparecencia de prensa para ser la figura que presida el club una vez cambie de manos. “Si me hacen alguna propuesta y veo que es seria lo estudiaré. En contacto conmigo se ponen siempre porque como saben que me gustaría, viene mucha gente”, comentó. Tras casi dos décadas esperando, el empresario no quiere que el tren del Valencia se le vuelva a escapar.