Calderón y su picardía en Oliva

El canterano de Almansa volvió a dar un recital de calidad con el balón en los pies. El dorsal ’42’ granota no falló ni un solo pase en los treinta minutos que estuvo sobre el césped. Sus jugadas provocaron las aproximaciones más peligrosas del Levante. Primero realizó un pase largo a Babá que estuvo a punto de aprovechar el senegalés para plantarse solo delante del meta rival. Después, protagonizo una buena combinación con Nagore que terminó con un buen pase al punto de penalti.

La anécdota del encuentro para el joven extremo llegó en una de las pocas jugadas en las que no tocó el balón. Un futbolista del Metalist derribó a Sissoko en el centro del campo. Calderón le gritó al árbitro: “Eh, eso es falta”, y el colegiado señaló la infracción. Acto seguido, Caparrós le felicitó desde el banquillo: “Bien pedida chaval, bien pedida, así se hace”.

En definitiva, Calderón, como ya hizo en Almansa, volvió a completar una buena actuación. El extremo manchego se encuentra en un buen momento de forma: en los cuatros últimos partidos con el Juvenil A del Levante, ha logrado anotar dos goles. Una vez más, el joven de dieciocho años ha sido recompensado con el premio de ir convocado con el primer equipo.