Entrevista a Juanma Romero (II): “El Valencia va a pagar las consecuencias del reto de Salvo a Bankia”

La conversación sigue adelante y los temas se amontonan sobre la mesa. En el repaso general al estado actual del Valencia, Juan Manuel Romero (Valencia, 1958) procura no dejarse nada en el tintero. Llega el momento de opinar sobre la situación actual, tras conocer hace escasos días el acuerdo oficial entre Peter Lim y Bankia. El auditor y uno de los cabezas visibles del proyecto Sempre Valencia tiene claro quién ha salido reforzado en la partida de ajedrez, y quien queda en una situación precaria de cara al futuro más inmediato.

Como aficionado y socio, ¿qué opinión le merece la unanimidad de veintidós votos a favor de Peter Lim en el Patronato?

Esta es mi valoración no como aficionado, sino como auditor de cuentas: cuando dos consultoras pasan seis meses sin definir cuál es la mejor oferta, difícilmente veintidós personas puedan poder ponerse de acuerdo en este tema en apenas hora y media. Estoy convencido de que votaron en conciencia, pero no se lo que les presentaron o lo que les dijeron en la votación. Además, ni KPMG ni Price han auditado las cuentas, algo que sí está haciendo ahora el señor Lim. El proceso debería haber sido a la inversa: primero había que auditar las cuentas, no hacer una Due Diligence, y luego decirle a los inversores que se pusieran de acuerdo con Bankia. Y una vez tuviesen su beneplácito, que hubiesen venido al club para que eligiese a un inversor en función de las necesidades deportivas y sociales.

¿Entonces cree que el acuerdo entre Lim y Bankia es diferente a la oferta votada por el Patronato el 17 de mayo?

Creo que ahí Bankia le ha hecho jaque mate a Amadeo Salvo. Salvo retó al banco con un club y un patrimonio que no son suyos. Y las consecuencias de ese reto y de esa chulería las ha pagado el Valencia. A Bankia le debemos 230 millones por un lado y 90 por otro, y el señor Salvo estuvo muy desafortunado en algunas de las declaraciones que ha hecho. Bankia le ha devuelto la pelota: el acuerdo alcanzado entre Lim y el banco quizá no tenga nada que ver, en lo referente al club, con lo que el Patronato votó. Veremos qué garantías pondrá el señor Lim. Si compra el Valencia usando como garantías los activos del club, eso no fue lo que votó la Fundación. Aurelio Martínez dijo en público que la deuda del club se vería reducida a 28 millones de euros dentro de cinco años.

¿Espera entonces que el Patronato refrende el acuerdo votado el 17 de mayo?

Creo que al Patronato se le habrá quedado cara de tonto. Si las condiciones que se aceptaron el 17 de mayo no se dan, el señor Lim no habrá cumplido con la oferta vinculante que presentó. En el Valencia hay un activo y un pasivo, y el pasivo del Valencia no se reduciría absolutamente nada. Repito: al Valencia no lo ha defendido nadie en este proceso. Bankia se ha defendido a sí misma, el presidente del club ha defendido a un inversor y la Fundación ha defendido a la Generalitat. Al no cumplir con los requisitos mínimos exigidos en su día, entiendo que la Fundación debería decir no a la oferta de Lim.

¿Cree que algún patrono cambiará el sentido de su voto?

Ni siquiera se si debería haber una nueva votación. Resulta que se ha alcanzado un acuerdo de refinanciación que sólo beneficia a la Generalitat, y nos ‘venden’ fichajes y refuerzos para el equipo. Vamos a cometer los mismos errores. No se si el señor Lim y el señor Mendes vienen a usar el Valencia como escaparate para sus jugadores. Por encima de todo, hay que velar por el patrimonio del club, y eso no se está dando porque el pasivo va a aumentar.

Al menos se solventa el préstamo a la Fundación…

Parece que a tocateja o ‘upfront’, como se dice en la jerga, el señor Lim sólo pone 22 millones de euros y no los cien que se expusieron en la Asamblea Informativa. El único debate es si se cumplen o no las condiciones que se acordaron. Quiero saber qué dice la Fundación. Económicamente por ejemplo, el hecho de que una empresa fiche los jugadores y los ceda para que jueguen en el Valencia significa igualmente tener que pagar unas fichas altas. Eso incrementa el coste de la plantilla y crea un desequilibrio importante, aumentando el pasivo. Nadie ha dicho aún que el incremento en los gastos destinados a esa partida vayan a traducirse en un incremento de ingresos proporcional en marketing, publicidad, taquillaje o lo que sea. Lo de cubrir la parcela y comprarla por 150 millones si en dos años nadie la compra no es una iniciativa novedosa del señor Lim: eso ya lo dijo el señor Soler con las torres de Mestalla. Ya hemos leído ese libro.

¿Espera que todos los detalles de la operación se expliquen en la Fundación?

Si yo fuera patrono, o me lo explican muy claro o antes de la próxima reunión presentaría la dimisión. Puede haber socios u otros inversores que pidan responsabilidades, aunque no se hasta qué punto. Desgraciadamente, me temo que el asunto de la venta se pueda judicializar.

¿Atribuye a presiones externas el hecho de que todos los patronos votasen en el mismo sentido el 17 de mayo?

Creo que no ha habido presiones.

Juanma Romero

Romero, durante la entrevista

¿Le parece bien que se haya involucrado a la masa social en un asunto como este?

Me parece que se ha jugado con los sentimientos de las personas. Tengo el máximo respeto por los siete u ocho mil asistentes a esas Asambleas organizadas, y me duele que se juegue con su sentimiento. Fueron de buena voluntad, queriendo lo mejor para el Valencia igual que lo queremos los sectores más críticos desde nuestro posicionamiento. Debemos de ser más sensatos y responsables desde los puestos de responsabilidad.

¿Qué opinión guarda de Peter Lim?

No lo conocía ni tampoco ahora, no puedo opinar de él. Sólo se lo que he leído en los medios, que intentó comprar Liverpool, Milan o Atlético de Madrid y no pudo. Ahora parece que sí va a poder hacerlo con nosotros y, además, por poco dinero.

¿Existen muchas diferencias entre el proyecto que va a llevar a cabo Peter Lim y el que ustedes tenían perfilado en Sempre Valencia?

Sólo puedo decir que el proyecto que teníamos nosotros ya ha sido exitoso en otros equipos, que han ganado ligas con ese proyecto, con gente responsable y profesional. En cambio, lo que estoy viendo ahora es un proyecto con un par de amigos con dinero que van a divertirse con un equipo de fútbol.

¿Insinúa entonces que el Valencia va a servir como escaparate o equipo-puente para la compraventa de jugadores?

Es posible que sea un escaparate, sí.

Explique, por favor, en qué consistía esa recompra de las acciones a la que usted siempre hace referencia cuando habla de su proyecto.

No se en qué consistía el proyecto democratizador de Federico Varona, pero sí conocía las bases del proyecto Savia Nueva. Era un plan con fórmulas y con muchas posibilidades de llevarse a cabo. Bruselas ha acabado dándonos la razón con su postura respecto a las Sociedades Anónimas Deportivas, que nacieron en su día para eliminar deudas en los clubes y poder pedir responsabilidades, dos factores que no se cumplen en el fútbol actual. El plan era vender al inversor con un pacto de recompra, con lo que te asegurabas un relación sólida con dicho inversor, y luego se ejecutarían distintos proyectos que harían viable la devolución al inversor de las cantidades puestas en las acciones adquiridas, con una reducción de capital y posteriormente un reparto con la limitación del voto de los accionistas.

¿Y cómo se articularía dicha recompra?

Hay varias formas de realizarlo, pero lo importante es que era posible. Hubiese sido a tres, cuatro, cinco años. Nada más terminar el Nuevo Mestalla, hubiésemos llevado a cabo la recompra de las acciones. En el partido de inauguración, hubiésemos hecho efectiva la recompra y la hubiésemos anunciado.

¿Se mantiene el grupo de trabajo presentado en enero de 2013?

Sempre Valencia sigue ahí. Evidentemente hay opiniones, matices y demás, pero seguimos siendo las mismas personas que al principio del proyecto.

Con la de cosas que han ocurrido en año y medio, cualquiera se atreve a vaticinar lo que puede ocurrir…

Esto es un juego, no hay que perder eso de vista. El mejor ejemplo es el Atlético de Madrid y cómo perdió la final de la Champions en el último minuto. Para los que trabajamos con números, ¿cuánto pudo suponer para el Atlético el impacto del gol de Sergio Ramos en el descuento? Es difícil vaticinar si estaremos mejor o peor dentro de un año. Lo único que se es que el Valencia no será nuestro, de los valencianistas que fundaron el club y de sus hijos.

Fotos: VLC NEWS / Paco Polit