Informe: el tablero blanquinegro para la 2014/15

Pese a la incertidumbre que acecha sobre un Valencia CF en proceso de venta, el actual equipo de gobierno del club ya ha puesto en marcha la planificación para la próxima temporada todo y teniendo en cuenta que en unas semanas pueden quedarse fuera según a quien se le adjudique la oferta ganadora para la compra del conjunto blanquinegro.

Francisco Joaquín ‘Rufete’ midió sus dotes de director deportivo nada más enfundarse el chándal y preparó en unas horas una auténtica revolución que se llevó por delante a los dos delanteros firmados para suplir la baja de Roberto Soldado o la salida de dos jugadores con talento pero señalados por la falta de compromiso como Éver Banega y Sergio Canales. El Manager General Deportivo del Valencia CF afrontará un enorme reto más allá de lo que depare la vía económico-institucional de la entidad.

Muchos futbolistas de la actual plantilla del Valencia acaban contrato en 2015 mientras que dos incorporaciones recientes como Keita y Senderos hacen lo propio en 2014. Fechas que indican una doble dirección: renovar el vínculo por más temporadas o bien esperar, y más en año de Mundial, a la espera de ofertas interesantes tanto para club como para jugador y buscar un traspaso.
La vuelta de los jugadores cedidos será uno de los principales quebraderos de cabeza de ‘Rufo’. Las salidas de activos de la plantilla en el mercado de invierno fueron más por la vía de la cesión que por una marcha definitiva.

La dirección deportiva del Valencia tendrá que decidir el futuro de Andrés Guardado, Adil Rami o Hélder Postiga entre otros si sus respectivos equipos deciden no efectuar las opciones de compra que el conjunto de Mestalla estableció en enero.

También se tiene que decidir la continuidad de futbolistas como Oriol Romeu y Eduardo Vargas, jugadores cedidos en las filas del conjunto de Mestalla hasta final de temporada, con los que en principio se cuenta para el próximo curso y que acaban contrato en 2015 con Chelsea y Nápoles respectivamente.

La partida sigue su curso y el Valencia, aunque con futuro incierto y a falta de concretar un agónico curso que tan solo aliviaría la consecución de la Europa League, tiene la obligación de empezar a mover sus fichas en un tablero que cuenta con más de 30 unidades en disposición. Línea por línea.

PORTERÍA

Vicente Guaita. El meta de Torrente ha vuelto a la titularidad tras la lesión de Diego Alves y su retorno como primer espada bajo los palos no ha sido el más adecuado. Con errores impropios de un portero pretendido por Barcelona y Arsenal, Guaita da muestras de estar más fuera que dentro del Valencia. Finaliza contrato en 2015 y parece el elegido por la secretaria técnica para abandonar el club en pro de su homólogo brasileño en la portería.

Diego Alves. También con contrato hasta 2015, el guardameta de Rio de Janeiro estaba mostrando un rendimiento extraordinario hasta que una lesión lo ha obligado a parar durante 5 semanas. En principio Alves es quien tiene más números para renovar por el Valencia y quedarse como portero titular. La intención del club es dar salida a uno de los dos y firmar un nuevo activo para la portería. Emiliano Viviano o Sergio Romero, nombres en la agenda del Valencia.

DEFENSA

Antonio Barragán. Situación similar en el lateral derecho. Tanto el futbolista coruñés como Joao Pereira cumplen contrato en 2015 y el Valencia también piensa en dar salida a uno de ellos. Barragán está siendo una de las sensaciones de la temporada y un fijo para Juan Antonio Pizzi durante varios partidos hasta el punto de situarlo como defensa central, lateral o centrocampista. Intereses de Sevilla o Liverpool en su contratación. Rufete ya se ha reunido con su agente en un par de ocasiones para avanzar en su renovación.

Joao Pereira. El portugués ha vuelto a la titularidad y su actitud es innegable pese a algunos errores propios de un lateral tan ofensivo. Querido por una afición que apremia su lucha en el terreno de juego, Joao cumplió 30 años en febrero y quizás el Valencia tenga la oportunidad de sacar una buena tajada por el lateral derecho titular de la selección portuguesa teniendo en cuenta su participación en el Mundial de Brasil. El Benfica ya pujó fuerte para hacerse con sus servicios.

Juan Bernat. De extremo de futuro a lateral de presente, el carrilero de la cantera valencianista ha dado un paso al frente y es una de las piezas básicas en los esquemas del actual entrenador del Valencia. Con una enorme proyección y seguido de cerca por Vicente Del Bosque para ‘La Roja’, Bernat cumple contrato en 2015 y grandes escuadras del continente como Inter de Milán o Real Madrid ya han llamado a su puerta.

José Luis Gayà. Jugador del primer equipo a todos los efectos, el lateral izquierdo de Pedreguer es una de las firmes apuestas del club para las próximas temporadas y buena prueba de ello es la salida en el mercado invernal de Andrés Guardado. Aunque apenas ha contado para el técnico argentino, Gayà es una de las perlas de la Academia del Valencia CF y está llamado a formar pareja con Juan Bernat. El club ha sacado, en una demarcación que escasea en el mercado, dos futbolistas en formación aunque de plenas garantías.

Aly Cissokho. El lateral franco-senegalés tiene contrato con el Valencia hasta 2016 pero la intención del club es dar salida a una de las fichas más altas de la plantilla. Aly cerró en verano su cesión al Liverpool con una opción de compra en busca de minutos, pero en Anfield ha pasado desapercibido. El joven defensa de la cantera del Liverpool, John Flanagan, le ha ganado la partida a un Cissokho que apenas suma 14 partidos en Premier League con los de Brendan Rodgers. Será difícil recuperar los cerca de 6 millones de inversión que el Valencia realizó por el exjugador del Lyon. Nápoles, Atlético de Madrid, Mónaco o AC Milán, posibles destinos.

Andrés Guardado. El ‘overbooking’ en el flanco izquierdo de la defensa valencianista lo cierra el mejicano que en el mercado invernal saliera como cedido dirección a Alemania. El rendimiento de Guardado cayó en picado tras la salida de Valverde, y el Valencia, con Gayà y Bernat como futbolistas de futuro, también le dará salida si el Bayer Leverkusen, donde no ha terminado de afianzarse en la titularidad, decide no ejecutar la opción de compra a final de temporada.

Philippe Senderos. El internacional suizo llegó libre en el mercado de invierno procedente del Fulham y en principio solo firmó hasta verano 2014. Las posibles salidas de Ricardo Costa y Rubén Vezo o la imposibilidad de contar con Otamendi forzaron a encontrar una ‘ganga’ para completar la línea de centrales. Con 29 años y muchas lesiones en apenas 3 meses en Mestalla, la continuidad de Senderos es difícil aunque toda una incógnita: dependerá de si acepta rebajar su sueldo, porque en el club -pese a sus problemas físicos- están satisfechos con su implicación y profesionalidad demostrada en el vestuario.

Rubén Vezo. Fue la última incorporación de Braulio Vázquez antes de que en el mismo día de su contratación abandonara el Valencia CF. Firmado para suplir la baja de Adil Rami, el zaguero portugués ha sumado encuentros en las últimas jornadas y el club deberá decidir si cederlo para que tenga más minutos (el Elche estuvo a punto de llevárselo en enero) o bien está preparado para jugar y buscar la titularidad. 19 años y contrato hasta 2018.

Víctor Ruiz. Tras hacer un buen año en el Espanyol y fichar por el Nápoles, el Valencia decidió pagar 8 millones por el que fuera uno de los centrales más prometedores del panorama español. Desde su llegada a Valencia nunca ha mostrado el tesón y la confianza suficientes como para asumir el rol de titular en el equipo. Se escucharán las ofertas que permitan al club recuperar parte de la fuerte inversión. Sin apenas minutos durante esta temporada. Con contrato hasta 2016 y una ficha altísima.

Ricardo Costa. Discutido por una parte de la afición, el defensa luso siempre ha demostrado un carácter competitivo aunque su rendimiento haya bajado durante los últimos tiempos. Costa cumple contrato en 2015 y tiene una de las fichas más altas de la plantilla. La intención del Valencia es darle salida a un jugador profesional y comprometido pero que reniega de su suplencia. Tanto club como jugador dieron el visto bueno a la opción del Besiktas, operación frustrada al conocerse que Otamendi era extracomunitario y no podría recalar en la entidad de Mestalla.

Adil Rami. En el Valencia no quieren verlo ni en pintura. Salió en octubre tras rajar del club, sus compañeros y Miroslav Djukic y ahora tendría que volver si el Milán no ejerce la opción de compra de 7 millones que tiene por el futbolista galo. Rami ha manifestado su intención de seguir en el cuadro rossoneri, si bien los de Seedorf intentarán rebajar el precio de traspaso. Manchester United o Marsella también se han interesado en su contratación.

Jeremy Mathieu. El mejor zaguero que tiene el Valencia en plantilla. Renovó en verano hasta 2017 y, salvo que grandes clubes como Bayern de Múnich o FC Barcelona insistan nuevamente en su fichaje, formará tándem la próxima temporada con Nicolás Otamendi. El francés cumplirá 5 años como jugador valencianista y ha demostrado siempre sus ganas de continuar.

Nicolás Otamendi. Refuerzo de lujo para la defensa valencianista. 12 millones de euros para hacerse con uno de los centrales más codiciados del mercado que ahora se encuentra cedido en Brasil tras su llegada frustrada durante el mercado invernal. 5 años de contrato para demostrar en Mestalla el gran rendimiento que ofreció en Oporto.

CENTRO DEL CAMPO

Seydou Keita. El club quiere prolongar su continuidad de inmediato. Firmó 6 meses en invierno y desde su llegada ha sido una pieza fundamental para Juan Antonio Pizzi. Su nivel dista mucho del Keita que jugó con Guardiola, pero a sus 34 años tiene el físico y la veteranía necesaria como para conducir el mediocentro de una joven plantilla. Esfuerzo, dedicación y buena conducta, valores que reúne el maliense y que el club quiere ver en todo jugador.

Javi Fuego. Se firmó como complemento de Oriol y Parejo y al final ha tomado las riendas de una posición mermada con las lesiones y el bajo rendimiento del futbolista catalán. Jugador de equipo, noble y capacitado también para desenvolverse en la retaguardia, el asturiano tiene contrato hasta 2016 y una de las fichas más bajas de la plantilla. Su continuidad es incuestionable y poco a poco se está convirtiendo en uno de los líderes silenciosos del vestuario.

Oriol Romeu. ‘La Roca d’Ulldecona’ no ha tenido fortuna con las lesiones, lo que le ha impedido una cierta continuidad esperada por el club. Le costó entrar en la dinámica del grupo tras recuperarse de su lesión y al poco tuvo que volver a parar. Vence contrato con el Chelsea en 2015 y el Valencia lo sigue viendo como un jugador con una enorme proyección ya que a sus 22 años ha jugado para tres grandes equipos. Oriol pondrá de su parte para salir de Londres por una cantidad que ronde los 2-4 millones de euros. José Mourinho no cuenta con él.

Éver Banega. El Valencia se cansó de su intermitencia y decidió cederlo hasta final de temporada a Newell’s incorporando además una opción de compra. Tan talentoso como irregular, y con un currículo considerable de problemas extradeportivos, será difícil que los argentinos se queden con Éver aunque la intención clara del club es darle una salida. Será el mediocentro titular de la selección Argentina en el Mundial, circunstancia que aprovechará el Valencia para traspasarlo definitivamente. Contrato hasta 2015.

Dani Parejo. Tiene contrato hasta 2016 y es uno de los activos más importantes con los que cuenta el club hoy en día. Equipos como el Liverpool le siguen de cerca y salvo que llegue una oferta estratosférica seguirá en el Valencia. Renovar su vinculación para subirle la cláusula de rescisión, baza que puede jugar la entidad para consolidar la continuidad de uno de los estandartes de la plantilla.

Michel Herrero. La idea de ‘valencianizar’ el equipo ayudó a la vuelta de un jugador que firmó una extraordinaria temporada en el Levante. En Liga cuenta con poco más de 400 minutos. Tiene contrato hasta 2015 y un futuro todavía por resolver.

Fede Cartabia. Una de las cosas positivas que dejó el legado de Djukic. El preparador serbio apostó por el joven canterano y tanto con él como con Pizzi ha demostrado ser válido para el Valencia. Renovó hasta 2017 y con 21 años tiene mucho que mejorar. Gusta el descaro, desborde y electricidad de un futbolista diferente.

Jonathan Viera. Pese a completar una óptima pretemporada, el club decidió cederlo al Rayo Vallecano hasta finales de curso y liberar así una ficha en una de los puestos más cargados del equipo. Su participación en el conjunto de Paco Jémez ha sido muy positiva pero en las últimas fechas jugadores como Rochina y sobre todo Iago Falque le han pasado en las posiciones de preferencia del técnico vallecano. El canario tiene contrato hasta 2017.

Pablo Piatti. De apartado del grupo a ser imprescindible para el entrenador. El futbolista argentino todavía no ha dado su mejor versión pero sí un paso al frente durante esta campaña. Cumplirá su 3ª temporada en el Valencia y tiene contrato hasta 2016. La competencia en su posición le obligará a apretar los dientes y demostrar tener cabida en el equipo.

Carles Gil. Se confía mucho en las posibilidades de un futbolista por el que Braulio Vázquez apostó muy fuerte. Renovó su contrato y hasta la fecha ha completado dos campañas sobresalientes en el Elche de Fran Escribá. El Valencia tendrá que mejorar el contrato de un jugador con una enorme calidad pues su cláusula de 8 millones es suficientemente asumible para equipos de la Premier League que le siguen muy de cerca.

Sofiane Feghouli. Tras su vuelta de la Copa de África, el extremo franco-argelino bajó extraordinariamente el rendimiento que motivó al Valencia a renovarle hasta 2016 y convertirlo en uno de los mejores pagados de la plantilla. Con Pizzi volvió a ser un jugador importante pero su discontinuidad es un problema. Tantos jugadores para una misma posición obligan al club a escuchar ofertas.

DELANTERA

Eduardo Vargas. El delantero chileno ha mejorado las prestaciones de Pabón o Postiga pero no ha acabado de ofrecer todo lo que el club esperaba después de hacer un esfuerzo considerable, pagándole una ficha elevada, trayéndolo cedido del Nápoles. Gusta mucho a Pizzi pero la continuidad del técnico está en el aire. Los de Benítez querrán sacar un buen pellizco del punta titular con Chile en Brasil, mientras que el Valencia no estará dispuesto a pagar mucho más de 5-8 millones por su fichaje.

Paco Alcácer. Se necesitaba un goleador tras los malos refuerzos en verano y ahí estaba la gran perla de la cantera valencianista para confirmar su valía en el primer equipo. El Valencia sigue con objetivos reales en esta campaña gracias a un chico de 20 años que tiene el gol en las venas. Tiene contrato hasta 2016 y el club no vería con malos ojos mejorarle la ficha y prolongar su vinculación. Manchester United o Juventus ha sonado como novias para Alcácer. Él se siente muy a gusto tomando el testigo de su ‘hermano’ Roberto Soldado como ídolo de la afición blanquinegra.

Jonas Gonçalves. Ha bajado sustancialmente su rendimiento anotador pese a llevar 10 goles en Liga. El ariete brasileño cuenta poco para el actual entrenador del Valencia y su cabeza parece pasar por otro sitio. El club recibirá ofertas suculentas por un jugador de 30 años, con contrato hasta 2015 y buen cartel en Brasil.

Dorlan Pabón. La gran apuesta para la temporada apenas duró unos meses. Se le fichó de México con la ayuda de un fondo de inversión y en 13 partidos sumó 3 goles. El gran jugador que se vio en el Betis vino a Valencia como un futbolista pasado de peso, sin la potencia necesaria para ofrecer su mejor nivel. Está cedido hasta 2015 en el Sao Paulo. El club quiere que se revalorice para recuperar, al menos, parte de la inversión.

Hélder Postiga. Tres millones de euros pagó el Valencia para hacerse con el sustituto de Nelson Valdez. Como pasara con el delantero cafetero, el luso salió como cedido en invierno rumbo a la Lazio con una opción de compra bajo el brazo. Apenas ha tenido participación en la escuadra italiana y en el club tienen clara su salida. Contrato hasta 2015.

Vinícius Araújo. ‘Rufete’ decidió apostar fuerte por un joven delantero brasileño llamado a ser uno de los herederos de Neymar. 3,5 millones de euros de traspaso en el mercado de invierno para firmar a un futbolista que apenas ha tenido participación. Proyecto de futuro y con contrato hasta 2019, Vinícius puede salir cedido o continuar su progresión en Mestalla.

Foto: Lázaro de la Peña / VCF