Sissoko vuelve a Valladolid tres semanas después

No solo a Javi Jiménez y Pedro López les resulta familiar la ciudad de Valladolid. Hace apenas tres semanas, el centrocampista Momo  Sissoko estaba en la ciudad del Pisuerga pasando el reconocimiento médico para firmar con el equipo que entrena Juan Ignacio Martínez. Pero cosas del destino, el medio centro terminó recalando en el Levante y Joaquín Caparrós lo ha convocado por primera vez el día en el que el club granota se enfrenta al cuadro blanquivioleta.

El futbolista de Mali llegó al aeropuerto de Manises tranquilo, con los auriculares puestos y escuchando música. Pape Diop estuvo junto al penúltimo fichaje del Levante en todo momento. Su compañero de posición se convirtió en el anfitrión de Momo en su primer día. Sissoko se mostró sonriente en los momentos previos a embarcar.

Y en el estadio, el de Mali estuvo calentado junto a los no convocados. A pesar de que el africano ‘plantó’ al Valladolid en el último momento. Mo recibió durante el calentamiento ningún tipo de insulto desde la grada. Bien es cierto que el ambiente de Zorrilla no es de los más duros en Primera División. Además la afición vallisoletana tiene cosas más graves de las que preocuparse.

Pero cuando el de Mali saltó al terreno en la segunda mitad, aparecieron los silbidos en la grada. Sissoko fue recibido en su salida al césped con un sonoro abucheo por parte de la parroquia de Pucela. Incluso los hinchas del Pisuerga insultaron al futbolista mediante cánticos. El nuevo fichaje granota jugó siete minutos más la prolongación. A pesar de llevar mucho tiempo sin jugar, el “stopper” estuvo muy correcto el poco tiempo que jugó.