¿Cuándo tocarán fondo los precios de la vivienda?

Pues parece ser que pronto, en 2014, o eso dicen los expertos. Si está pensando en comprarse un piso, éste puede ser el año adecuado para hacerlo según indica el último estudio de Deutsche Bank en el que aborda la situación del mercado inmobiliario en 11 países de la zona Euro. Respecto a España el banco germano aprecia un cambio de tendencia este año e indica que la imparable caída de los precios de la vivienda desde que estallara la crisis inmobiliaria en 2008 podría tocar a su fin en 2014 si se consolida la recuperación de la economía y si se reactiva el crédito bancario. 

El banco divide a los países de la Unión Europea en tres grupos diferenciados por las características de su mercado inmobiliario. Los países donde el descenso de los precios de la vivienda ha sido pronunciado, los países con precios estables junto con aquellos que podrían experimentar un pequeño ajuste a la baja (Francia y Bélgica) y los países con economías fuertes donde hay subidas de precios (Austria y Alemania)

En el primer grupo se encuentra España acompañado por Irlanda, Países Bajos y Grecia, siendo el primero de éstos la región con las caídas más fuertes en los precios de la vivienda durante la crisis, hasta un 50% de media, y de un 30% para el resto de países mediterráneos, asimismo el banco sostiene que “la recesión se cobra su peaje”.

Precios inflados

El estudio señala que España es uno de los países donde el pronunciado ajuste de los precios ha permitido que las casas vuelvan a estar en niveles más asequibles, hasta un 30% más baratas, “han mejorado los ratios de asequibilidad y si la velocidad del ajuste se mantiene y la economía se recupera al ritmo actual, el mercado de la vivienda podría tocar fondo en 2014”.

Sin embargo, los precios siguen inflados en comparación con los bolsillos de los españoles, según ha estimado el banco que prevé que si la velocidad de ajuste se mantiene, la capacidad para adquirir una vivienda será la de media nacional histórica en el año 2014 y un 10% más asequible en los dos o tres próximos años.