Terra Mítica: “Alguien firmaba papeles que nos daban”

Vicente Conesa, uno de los principales empresarios durante la construcción del parque temático de la localidad alicantina de Benidorm ha afirmado en el juicio que “todo” lo que se firmó en Terra Mítica fue “totalmente coherente, realizable y realizado”. También ha subrayado que en una empresa como la suya (C-3), “llena de ingenieros”, con “total confianza”, había veces en las que, por premura de tiempo, “alguien firmaba papeles que nos daban“.

El empresario Conesa, quien se enfrenta a 28 años y siete meses de prisión, se ha pronunciado de esta manera durante su declaración como acusado en el juicio del caso Terra Mítica, en el que se ha investigado un fraude de 4,4 millones de euros en la construcción del parque temático.

Como acusado ha recalcado en más de una ocasión a lo largo del interrogatorio que él era reconocido internacionalmente en materia de medio ambiente y que se ha dedicado a dar cursos por las universidades de toda España, ha indicado que “para llegar a la verdad” en este asunto “hay que meterse dentro de la obra y entenderla, porque si no parecen cosas extrañas que no lo son”.

Después, ha señalado que a lo largo de la construcción, “desde Terra Mítica se buscaba a trabajadores de C-3 para firmar cualquier cosa, papeles de más o menos importancia”, aunque también ha dicho que esto no era lo normal. Para el desarrollo de las obras para las que sus empresas fueron contratadas, ha dicho que había reuniones de coordinación y dirección “que se hacían normalmente todas las semanas, hasta tres reuniones por semana”.

Además, ha narrado que llegó a Terra Mítica “de la mano de Global-Idom”, quien le contrató para un proyecto de jardinería, y también asistía a reuniones como asesor de Idom. En ellas, ha señalado que tenía voz pero no voto: “Yo era un órgano consultivo, no ejecutivo. No me estoy escaqueando de esto, pero como se piden penas tan grandes, hay gente que se asusta, y voy a intentar ceñirme a la realidad”, ha aseverado.

Conesa ha aseverado que sí que realizó el proyecto de jardinería que se le encomendó por Global, pero sin embargo este proyecto no ha aparecido ni se ha recuperado a lo largo de la instrucción de este procedimiento, que se ha prolongado 10 años. “No sé dónde está. Nadie me acusó de hacer un proyecto falso a Idom, ni Inspección de Hacienda ni nada”, ha añadido.