Gafas de sol para conducir

Proteger los ojos contra el sol resulta tan básico como proteger la piel. Las gafas de sol protegen los ojos frente a la radiación ultravioleta (UV) dañina, reducen la vista cansada cuando el sol brilla intensamente y ofrecen protección frente a la proyección de partículas. 

Aspectos básicos

La protección UV importa. Asegúrate de que la etiqueta de tus nuevas gafas de sol indique que bloquean el 99 % (o, preferiblemente, el 100 %) de la radiación UVA y UVB u ofrecen un grado de protección UV 400.

Precio

Hay una gran variedad de gafas de sol baratas que ofrecen el mismo grado de protección UV que los modelos más caros. Así pues, ¿cuál es la diferencia? Las gafas de sol más caras a menudo tienen monturas más resistentes y lentes de mayor calidad que hacen más nítida la imagen y reducen el deslumbramiento. No obstante, las gafas de sol más baratas suponen un perjuicio económico menor en caso de pérdida o rotura. Recuerda siempre comprobar la etiqueta para consultar el grado de protección UV.

Lo mejor de lo mejor

Si quieres lo último en gafas de sol para conducir, busca lentes polarizadas y curvadas. ¿Qué es lo que las convierte en la mejor combinación para conducir por carreteras abiertas? La luz reflejada por las carreteras rectas se canaliza en una dirección, provocando un deslumbramiento que las lentes polarizadas y curvas reducen, ya que filtran la luz procedente del frente y de los lados.

Captura de pantalla 2015-04-16 a las 10.28.45
Tipo y color de las lentes  

 Captura de pantalla 2015-04-16 a las 10.28.53
Una vez que ya hemos visto todos los detalles técnicos, llega lo más divertido: buscar la montura que mejor se adapte a tus gustos, tu estilo y tu personalidad.
Moda

En primer lugar, ¿qué forma tiene tu cara? En segundo lugar, ¿qué estilos te gustan? Piensa en tu tono de piel y el color de tu pelo a la hora de tomar la decisión final (y no tengas miedo de experimentar con cosas nuevas).

Captura de pantalla 2015-04-16 a las 10.29.06

A continuación, llega el momento de agarrar tus gafas de sol y ponerte en carretera. Si tienes que usar gafas de sol graduadas, guarda un par de gafas (de sol) de repuesto en el vehículo por si las gafas que usas habitualmente sufren algún percance. De hecho, es un requisito legal en algunos países.