La financiación bien vale una misa

Finaliza un mes de febrero tenso en lo políticamente referido. El pistoletazo de salida de la extenuante campaña electoral ya se ha producido, durando la carrera hasta mayo de 2015, con la meta volante de las Europeas en tres meses. Y eso se nota, y mucho, tanto en la trinchera mediática como en la agenda política. Y todo lo envuelve y salpica, incluso los temas de estado o los grandes proyectos, los cuales si coincide su tratamiento o tramitación en época electoral se desvirtúan en demasía, utilizándose como arma arrojadiza y saliendo trasquilados por doquier.

Como nuestra infinita reclamación de una nueva financiación autonómica justa y equitativa, reparadora de más de una década ominosa de expolio fiscal valenciano. El otro bando les ha bautizado como los tres tenores, a saber Fabra, Bauzá y Valcárcel. Pues la primera puesta de largo fue el grupo liderado por nuestro President Alberto Fabra, aunando a Murcia, Balears y la Comunitat Valenciana (esta es nuestra única denominación oficial, en valenciano, que parece que muchos hacen por no enterarse…), reclamando un sistema de financiación basado en la población y al servicio de las personas, cubriendo el coste de la sanidad, la educación y los servicios sociales a todos y cada uno de los ciudadanos.

Pronto el frentismo se hizo carne y auspiciados por el virrey extremeño Monago, y con el objetivo de preservar sus privilegios financieros que lleva ostentando también más de una década ominosa (luminosa para ellos, pues), convocó con la aquiescencia del insolidario en lo hídrico gobierno aragonés una convención celebrada a principios de semana, en la cual se reunieron Extremadura, Galicia, Asturias, Aragón y las dos Castillas, la leona y la manchada, bajo la bandera del reclamo de una financiación territorial que de nuevo prime la superficie y la dispersión, perpetuando el modelo anterior. Los Jinetes del Apocalipsis cabalgando de nuevo hacia el mediterráneo…

También a mediados de semana, desde esta orilla del mare nostrum, se presentó en Valencia el Espacio Económico del Mediterráneo Español (EEME), nuevo lobby empresarial encabezado por las Cámaras de Comercio de la Comunitat Valenciana, Catalunya, Andalucia, Murcia y Balears. Otro venerable grupo de presión a sumar a los protagonizados por organizaciones empresariales y universidades de lo conocido como Arco Mediterráneo Español, que tiene en la exigencia del Corredor Mediterráneo su máximo anhelo. Comenzó FERRMED y las Universidades de Alicante y Valencia hace más de una década gloriosa trabajando en este sentido, sumándose a ello las patronales y las Cámaras, que no entienden de fronteras ni de disputas estériles, y con especial ánimo por estas latitudes la poderosa Asociación Valenciana de Empresarios (AVE).

Buena respuesta de la ribera mediterránea, siempre definida por Enric Juliana como librecambista y foralista, ante el envite de la meseta profunda idealizada por esos seis jinetes que todo pretende pisotear… Y por ende, tan importante la pica en Flandes plantada por Alberto Fabra en sus jornadas madrileñas de estos días, pontificando las bonanzas de nuestra bendita tierra y sembrando la nueva imagen que todos deseamos de una Comunitat Valenciana fuerte y puntera. Porque la balanza entre la musicalidad de los tenores y el ruido de cascos de los jinetes la desequilibrará la villa y corte, queramos o no. Lo que perciba Madrid, lo que se influya en Madrid, lo que asuma Madrid… será lo que condicione el posicionamiento final del gobierno central en el conflictivo asunto de la financiación territorial.

Por tanto, apostemos de nuevo por resucitar el llamado eje de la prosperidad, y vayamos a Madrid a hacer pedagogía, a seducir y a sumar. Sea como táctica o sea por convencimiento, acudamos a la capital con lealtad pero sin servilismo, con rigor pero sin estridencia, y cantemos a los cuatro vientos nuestra necesidad de acabar con la infrafinanciación que padecemos y nos han condenado. Les hemos inundado de informes y de buen trabajo protagonizado por el conseller del ramo Juan Carlos Moragues: el liderado por el Institut Valencià d’Investigacions Econòmiques (IVIE) dirigido por el profesor Francisco Pérez, el grupo de expertos nombrado por Les Corts, el documento encabezado por el profesor Ramón Tamames encargado por el Consell… Incluso el ministro García-Margallo, ejerciendo de patriota valenciano, ha reiterado su apuesta por vehicular la reforma fiscal con el cambio de modelo de financiación autonómico, reconociendo la penosa situación en la que nos encontramos sus compatriotas del Sénia al Segura. Por todo ello, Madrid bien vale una misa.

Lluís Bertomeu
@lluisbertomeu