Niza: La Promenade des valeurs

Pray for Nice

Hace dos días, los valores de la Revolución Francesa recibieron una nueva puñalada. Y una vez más fue el pueblo francés quien la sufrió. Durante la celebración de su fiesta nacional, mientras miles de personas se encontraban en la “Promenade des Anglais” disfrutando del espectáculo pirotécnico, el odio, que iba conduciendo un camión cargado de explosivos, acabó con la vida de 84 personas y dejó un centenar de heridos. Familias destrozadas en cuestión de minutos. Padres, madres, hijos, abuelos y/o amigos que ven como sus seres queridos se alejan sin comprender muy bien el porqué.

Y es que no es casualidad, pero una vez más atentan contra nuestras vidas en un momento de felicidad y libertad. Charlie Hebdo, la sala Bataclán, los cafés de Paris, los aeropuertos de Bruselas y Estambul, la masacre en un hotel en Turquía hace un año, y hace unos días, la Promenade des Anglais en Niza.

No dejemos que nos confundan. No debemos entrar en generalizaciones religiosas ya que seríamos injustos con una amplia mayoría de personas que, compartiendo la misma religión, condenan profundamente estos actos inhumanos. Si bien, debemos ser mucho más vigilantes y no bajar la guardia en ningún momento (el Presidente de la República Francesa François Hollande tenía pensado la misma mañana del 14 Julio dar por finalizado el estado de emergencia el próximo 23 de Julio), por lo que la unidad en estos momentos es algo esencial. Unidad no solo a nivel nacional (que ya sería dar un gran paso al frente) sino también a nivel europeo. Tras la victoria del Brexit, la Unión Europea tiene una oportunidad para demostrar su utilidad. Les pido firmeza y contundencia como respuesta a estos actos. Debemos ser implacables.

El mayor odio del ISIS es nuestra felicidad. Por ello, y por mucho que nos cueste a todos, no debemos permitir que nos la arrebaten, porque habrán conseguido su propósito. El yihadismo no podrá con nosotros. No podemos, ni debemos, ceder ante semejantes “seres”.

Liberté Égalité Fraternité