Urge una remodelación del Consell

El inminente abandono de la Política por parte de Paula Sánchez de León, delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, es una oportunidad de oro para el president de la Generalitat, Alberto Fabra. Mal haría si no aprovecha para remodelar su Consell, aunque sea de manera mínima, ubicando a algún conseller de su confianza en el cargo ocupado aún por quien fuera consellera de Comunicación con Camps.

Aunque evidentemente ha hecho bien en esperar hasta ayer para reunirse con la cúpula del partido en la Comunitat Valenciana, un cambio en la estructura del Gobierno autonómico le solventaría varios problemas.

En primer lugar, le otorgaría autoridad de cara a la ciudadanía. Me explico. En un momento político en el que los distintos sectores del PP están dado su opinión acerca de cómo encarar este próximo año hasta las elecciones autonómicas y locales, y con la salida de quien fuera su secretaria autonómica de Comunicación, Lola Johnson, debe poner orden de puertas para adentro y preparar su estructura más básica para encarar con éxito las próximas semanas. Y eso pasa por una remodelación que daría un mensaje nítido a los valencianos y valencianas: algo va a cambiar tras el aviso que nos habéis dado en las últimas elecciones.

En segundo lugar, las remodelaciones del Gobierno tienen un halo de misterio y poder: Fabra te llama para que seas conseller o consellera, todos los medios de Comunicación son convocados para trasladar los cambios y, lo que es más importante, se recupera durante unos días la iniciativa política. Se consigue situar en el debate una cierta renovación, se ocupan páginas de periódicos, hay un cambio de caras… Un hecho que en este momento interesa y mucho a Fabra, si bien hay personas que, evidentemente, y no hace falta dar nombres, deberían mantenerse en el gobierno autonómico.

Quien no contará la noticia será Canal 9. Son decenas los dirigentes del PPCV que, no sólo de puertas para adentro, ven en el resultado electoral de las autonómicas la falta de una televisión potente donde poder contar los logros del PPCV. Razón no les falta. Si algo ha demostrado el ‘Podemos’ de Pablo Iglesias es que la televisión es uno de los medios de Comunicación más poderosos que existen. ‘Ser o no ser’ no es ya la cuestión, sino ‘aparecer o no aparecer’ en la tremendamente influyente caja tonta.

El déficit de Comunicación del que tanto se habla en el PP estos días es en realidad un déficit de televisiones que hablen todo el día de la Comunitat Valenciana. Quien está ocupando realmente este espacio autonómico es Popular Televisión, por lo que parece obvio que el Consell se apoyará tanto en esta plataforma como en otras de carácter privado y menor cobertura que también están realizando un buen trabajo.

Mientras se decide en qué convertir el excelente edificio de Burjassot, que según el PGOU de la localidad ha de albergar radio y televisión pública, el PPCV deberá orquestar una estrategia para ‘colocar’ sus mensajes en medios alternativos. Son otros tiempos y las redes sociales también tienen influencia, como lo tienen las páginas webs y los inmortales periódicos. Pero la tele siempre será la tele.

 

Fernando Alabadí

Director de El Meridiano L’Horta

www.elmeridiano.es

@MeridianoHorta @Fernandoalabadi