Comienza la batalla en el PSPV

Ximo Puig (izquierda), junto al secretario de Organización del PSPV, Alfred Boix.

En sus puestos, listos, ¡ya! La carrera por ser el candidato del PSPV a la Generalitat en las elecciones de 2015 ya ha comenzado, y los aspirantes a cabeza de cartel no tienen un minuto que perder. Autodescartado el portavoz de los socialistas valencianos, Francesc Romeu, los otros dos dirigentes que quieren encabezar la lista registraron ayer mismo su candidatura para disputar el puesto en las primarias abiertas que el partido celebrará el 9 de marzo. El secretario general del partido, Ximo Puig, y el alcalde de Faura, Toni Gaspar, ya se han puesto manos a la obra y en la carretera para llegar a la cita con el mayor número de apoyos posible.

Ximo Puig

Y es que el tiempo es oro para recoger en 15 días los 1.643 avales, como mínimo (el 10% del censo de militantes, el 20% como máximo), para continuar en el proceso. Respaldos con nombre y apellidos que serán validados por el Comité de Garantías del PSPV. Después, se abrirá el período de inscripción en el censo para poder votar. Los requisitos son tener más de 16 años, pagar una cuota simbólica de no más de dos euros y firmar un documento en el que el simpatizante socialista afirma compartir los valores del partido. Por último, habrá siete días de campaña que culminará con la votación del 9 de marzo.

Toni Gaspar

Pero estos primeros 15 días son claves para tomar el pulso a las bases del partido, que supondrán el grueso principal de la participación en las primarias. El que en apariencia es el más desconocido de los dos candidatos a las autonómicas de 2015, Toni Gaspar, inició ayer mismo en Xirivella su ronda de visitas para conseguir los avales y el apoyo de las agrupaciones, que hoy y mañana continuará en Alicante. El alcalde de Faura explicó que quiere “aportar, sobre todo, una visión más encarada hacia 2015 y no hacia 1983”, fecha esta última en la que su contrincante ya casi rondaba por los pasillos de la Generalitat que presidía Joan Lerma. Gaspar cree que durante “demasiado tiempo” se ha hablado de economía en términos y conceptos “que no son la gente”, por lo que “hay que volver a la política de las personas”.

El también diputado provincial pidió que, para estar en igualdad de condiciones, Ximo Puig dejara a un lado su puesto como secretario general hasta las elecciones del 9 de marzo, algo que el secretario de Organización del PSPV, Alfred Boix, descartó al responder que el partido seguirá funcionando “con normalidad” durante estos días. Y tan normal como si no tuviera delante un escenario de decisión, tras registrar su candidatura el líder de los socialistas valencianos se desplazó a Bruselas, donde ayer y hoy acompaña a la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio y mantendrá varias reuniones con comisarios europeos.

Con este proceso los socialistas valencianos esperan marcar un punto de inflexión en el cuadriculado mecanismo de participación ciudadana en la política. Y apuntan alto, ya que confían en que al menos 30.000 personas se impliquen en la elección del candidato a presidir la Generalitat, casi el doble que su número de militantes. De no cumplirse sus expectativas supondría un enorme jarro de agua fría para las posibilidades del PSPV a más de un año vista para las elecciones municipales y autonómicas. Ya lanzó el aviso ayer Toni Gaspar: “si [las personas de ideología progresista] no vienen a colaborar con nosotros, es que algo no se está haciendo bien”.