El Bosque Urbano del Carmen recibe tierra y dinero

A  partir de las 10 horas de este sábado, el Bosque Urbano del Carmen volverá a ser epicentro de actividad y vida. Las manos creadoras de este oasis entre asfalto se encargarán de recibir un cargamento de tierra para rellenar las jardineras instaladas. Se prevé una mañana llena de compañerismo en la que “recaudaremos fondos para el camión de tierra” y se decidirá qué hacer con el suelo. El proyecto es pintarlo pero existen diversas propuestas entre las cuales habrá que seleccionar.

Trabajo, tertulia, creatividad, entusiasmo y “unas cervezas” completarán el día. De hecho, no muy lejos del enclave, en el entorno del mercado de Mossen Sorell, está el Solar Corona, cuyos miembros se han ofrecido para echar una mano al bosque desdoblándose en actividades en esta ocasión.

Una vez más los ciudadanos reivindicarán este espacio, rescatado del desuso y la invasión de vehículos. No obstante, hay conductores que todavía se resisten a concebir el punto como lo que pretende ser, un bosque imaginario en medio de la urbe. Y especialmente por la noche como por ejemplo ocurrió la semana pasada desplazando varias macetas para estacionar sus coches destrozando parte de la plantación para “ir de fiesta”.

“Policías y vecinos volvimos a replantar los arboles arrancados”, afirmaron desde la organización. “Hagan lo que hagan los vecinos volveremos a plantar vida”, insisten.

El colectivo Bosque Urbano del Carmen corre con los gastos de la creación y mantenimiento de este intento de pulmón verde en el corazón de la ciudad, tras haber convencido a los propietarios del terreno de llevar a cabo este proyecto. Hacerlo crecer, convertirlo en un verdadero jardín -pese a que no está grafiado con ningún uso en el planeamiento de la ciudad- y convencer al Ayuntamiento de que así lo contemple son los objetivos de este grupo de residentes y comerciantes tras la iniciativa.