El PSPV toma para su mitin dos eslogans de la competencia

Jorge Alarte, Ciprià Císcar, Joan Ignasi Pla y Joan Lerma. Foto, Vicent Climent.

El PSPV toma para su mitin dos eslogans de la competencia.

Es la segunda vez que le oigo hablar a Pedro Sánchez en Valencia de “la España de las oportunidades”. La primera fue en una conferencia. La segunda, en el mitin central de campaña del PSPV, en la Plaza de Toros de Valencia. En la conferencia dijo esa frase una o dos veces. En la plaza se desató y fue recurrente en el tramo final de su discurso: “vamos a hacer posible la España de las oportunidades”. Nadie debe haberle dicho al líder del PSOE que “la España de las oportunidades” es el título de la ponencia que Eduardo Zaplana defendió en el Congreso del PP del año 1999, … sobre el que tanto ironizaron en su día los socialistas valencianos. O a lo mejor es que Sánchez pasó de todo, porque muchos ya no se acordarán de eso.

Ya se sabe que la memoria es flaca. Por eso seguramente los teloneros de Teatre Jujá que acompañaron en la animación a Ferran Gadea (el popular candidato que no candidato popular; el Tonet de La Alquería Blanca) cantaron una ingeniosa (!) composición sobre la corrupción en la que incluyeron la frase “Calatrava te la clava”, que probablemente nadie salvo los de EU recuerden que no está en el acervo socialista.

IMG_20150516_114109

Ferran Gadea, animador en el mitin del PSPV. Foto, Vicent Climent.

Dos eslogans prestados para un mitin en el que, por cierto, la única alusión a rivales que no fueran del PP fue la de que algunos se han hecho marxistas, de Groucho Marx, por aquello de que si no les gustan mis principios tengo otros. Increíblemente, a juzgar por la risueña reacción de parte del público, todavía había mucha gente en la plaza que no conocía el chiste.

La verdad es que hubo otra alusión más, a los emergentes en este caso: el lema deletreado en cartulinas individuales que unos cuantos de Juventudes Socialistas (21) mostraron al ruedo: “revolució generacional” (21 letras). Tomen nota, ciudadanos, que igual han hecho acólitos. Estos 21 no habían nacido en el 78.

Lo demás fue todo PP, PP, y más PP. Porque lo que hay en la Comunidad Valenciana es, según Ximo Puig, “el caso PP”, así, en genérico, para qué andar citándolos todos, que se nos va a hacer de noche. Por eso su concluyente “no les pediremos que pidan perdón, porque lo que han hecho es imperdonable”, y su efectista “la primera medida que adoptaremos cuando estemos al frente de la Generalitat será pedir perdón a las Víctimas del Metro”. Ambas frases ya ven que con el mismo predicado (sin perdón a lo Clint Eastwood, con perdón a lo Jesucristo), y del mismo sujeto … con perdón.

A Sánchez y a Puig les arropaban en primera fila los exsecretarios generales Jorge Alarte, Joan Ignasi Pla, y Joan Lerma. En eso van a ganarle al PP cuando arrope el jueves en el mismo escenario a Rajoy, porque allí no estará Francisco Camps, ni José Luis Olivas, ni Eduardo Zaplana, creo. Los socialistas sí han sacado todo su arsenal, incluyendo a Ciprià Císcar y a Carmen Alborch. Y a Ricardo Peralta. Por tener, tenían en la plaza -como en el chotis- a un Rubio (Rafael) y a un Moreno (Josep).

Todos, envueltos en un mar de banderas del partido hechas de plástico. Se ve que era norma, porque nadie trajo ninguna de tela de casa. Salvo -tomen nota, como hice yo- 4 banderas republicanas, 1 cuatribarrada, ¡¡¡1 Senyera!!!, … y 7 enseñas saharauis. Contadas.

Habló Sánchez, habló Puig, … habló Calabuig que es alcaldable, … y, para que no se diga, hablaron otros dos candidatos a primer edil, chicas, jóvenes, de las provincias de Alicante (Orihuela) y Castellón (Vall d’Uixó). Los dos candidatos autóctonos principales saludaron a los tendidos y ruedo con sus cuatros manos emulando a dos limpiaparabrisas de coche, mientras el líder nacional enarbolaba su puño en alto quieto, firme, inexpugnable.

Antes de que nadie hiciera uso de la palabra (excepto Tonet y compañía) habían desfilado por el pasillo central todos los candidatos locales, como en la jornada inaugural de los JJ.OO., pero más ligeros. Y había sonado la Unió Musical Socialista (uniformada de negre, pobrets meus, quina calina). Y la disco-móvil socialista hizo vibrar al público con la versión moderna del himno del partido, que hay que ver cómo gana con la batería y el bajo imitando latidos del corazón rojo que a todos infunde vida incluso encuesta arriba.

El mitin del PSPV ya está hecho. Hacía tiempo que no se atrevían con la Plaza de Toros de Valencia, y les ha salido bien: casi llena, a pesar del calor del mediodía sabatino (menos mal que no lo pusieron el jueves, o menos mal que las temperaturas del jueves no se repitieron el sábado). Hasta doce médicos puso la organización para que estuvieran atentos a lipotimias y demás transtornos que los sombreros que repartió el PSPV por doquier (para esa inmensa mayoría que no se trajo de casa un paraguas) no pudieran evitar. Si se piensa bien, la mejor promesa de Puig en día tan caluroso ha sido la de que quiere hacer de la Comunidad la Finlandia del Mediterráneo. Más fresquitos sí estaríamos, desde luego.

Puig y Calabuig, valientes cual toreros, salieron a la Plaza con chaqueta, y sólo el primero se la quitó para hablar. Sánchez se mostró directamente en camisa blanca, de mi esperanza, que cantaría Ana Belén si no fuera porque los contratos en las plazas de toros ahora no los firma el PSOE. Ya que hablamos de indumentarias, también se dejaron ver por el coso valenciano una veintena de chalecos reivindicativos de los 1.600 caídos de RTVV. Supongo que el mitin de Compromís veremos unas decenas más.

Por cierto, que se sepa: a la salida de la plaza hubo tráfico de gorritos (formaban con la cartulina del tifo, un periódico a favor, y una pulsera el pack del mitinero), que más de uno se llevó más de uno. Hubo tifo, sí. Dicen que el primero en esta plaza. Y traca final. ¡Y dron sobrevolando la plaza abarrotá!

Dron el el mitin central del PSPV Autonómicas 201

Dron el el mitin central del PSPV Autonómicas 2015. Foto, Vicent Climent.

Ah, y que no se me pase: Puig citó a Rus, al que dio ya por imputado. Para también decir que Xàtiva es ¡de Raimon, no de Rus! El caso es que lo dijo en un coso taurino alquilado para la ocasión, que administra la Diputación de Valencia … que preside Alfonso Rus. La novia en la boda, el niño en el bautizo, el muerto en el entierro.