EU olvida su ruptura con Compromís para formar un tripartito

Han pasado ya más de cinco años y en Esquerra Unida, por si acaso tienen que ponerse de acuerdo en un futuro, lo tienen olvidado. ¡Pelillos a la mar! La crisis que causó, en noviembre de 2008, la ruptura de la primera coalición Compromís y la salida de EU del grupo parlamentario no será un obstáculo para, si los números lo permiten, formar un tripartito en la Comunidad Valenciana después de las elecciones autonómicas de 2015. Al fin y al cabo comparten, junto al PSPV, un objetivo común: echar al PP de la Generalitat.

Así lo confirmó este martes la coordinadora de EU y portavoz en Les Corts, Marga Sanz, en la conferencia que ofreció en el marco del desayuno informativo de la tribuna ‘Fórum Europa. Tribuna Mediterránea’, presentada por el secretario de Comisiones Obreras, Paco Molina. El acto comenzó con un minuto de silencio por el fallecimiento del expresidente Adolfo Suárez.

Sanz aseguró que “derrotar a la derecha es casi una exigencia de salud pública”, y para ello su partido promoverá el acuerdo con todas las fuerzas “de izquierdas” del espectro político valenciano. “Todos los que están en contra” del PP tienen cabida en su espacio. Da igual que se llamen Mónica Oltra o Mireia Mollà, ex compañeras de partido de Sanz hasta que encabezaron la escisión del partido Iniciativa del Poble Valencià, uno de los pilares sobre los que, junto al Bloc y Els Verds, hoy se sustenta Compromís.

Por eso, la dirigente de EU aseguró que, si después de las elecciones autonómicas de 2015, el papel de su formación resulta “determinante” para evitar que siga gobernando el PP, la opción del tripartito es más que probable. Llegado ese momento, se sentarán a hablar con “otras formaciones políticas, llámese PSPV, Compromís o cualquiera que salga que tenga posibilidades y quiera trabajar por un futuro de progreso para el País Valenciano”.

No habrá, por lo que expresó, vetos a ningún partido, siempre que persiga su objetivo de desalojar al PP de las instituciones. “Eso es lo que nos mueve y ahí no hay pasados“, afirmó. Lo ocurrido con Compromís forma parte de un pasado del que, dice, en EU han aprendido, pero “jamas servirá para cerrar las puertas para un camino de progreso para los valencianos”.

Y hay muchas maneras, explicó Sanz: dar apoyo a la investidura de un presidente “progresista”, pactar acuerdos de gobernabilidad fuera de gobierno durante una legislatura, o entrar en el gobierno y asumir una responsabilidad de gestión. Claro, que ese apoyo no será un cheque en blanco porque la intención de la formación de izquierdas es “no solamente cambiar la cara del Consell”, sino las políticas, por lo que hay que “trabajar y discutir programas”.

En esta línea, Sanz reiteró las principales reivindicaciones de su partido. Entre ellas, la creación de una banca pública valenciana, la reversión de las concesiones en Sanidad y la reducción de los conciertos en Educación.