Las elecciones de Galicia y País Vasco dejan tocado a Pedro Sánchez

Elecciones Autonómicas en Galicia 2016Elecciones Autonómicas en Galicia 2016

La elecciones del 25- S en Galicía y el País Vasco eran más que unos comicios autonómicos, tras la fallida investidura de Rajoy. Para los principales líderes políticos nacionales eran una prueba de fuego de cara al ‘desbloqueo institucional’.

Tras los resultados, la lectura más evidente es que la debacle del PSOE en ambas autonomías deja a Pedro Sánchez tocado y que Pablo Iglesias coge aire tras el sorpasso.

En Galicia, el PP, con Alberto Núñez Feijóo al frente, ha conseguido revalidar su tercera mayoría absoluta en Galicia, pese al empuje de la izquierda. Los populares han conseguido 41 escaños, 3 más de los necesarios para la mayoría absoluta. En Marea, la coalición de Podemos ha empatado en número de escaños con el PSOE, con una ventaja de más de 16.000 votos. Los socialistas han pasado de los 18 escaños de  2012 a los 14 escaños.

Elecciones Autonómicas País Vasco 2016

Elecciones Autonómicas País Vasco 2016

En el País Vasco el PNV también ha vuelto a ser la fuerza más votada. Iñigo Urkullu no ha conseguido la mayoría absoluta, con 29 escaños -dos más que hace cuatro años. Pero si le salen los cálculos para conseguir su investidura, pese a que los apoyos son inciertos a tenor de los resultados. El Partido Socialista de Euskadi, sus previsibles aliados, han sido la cuarta fuerza más votada, con 9 escaños (7 menos que en las elecciones de 2012), empatados con el PP (que sólo ha perdido un escaño respecto a 2012). Ambos han sido superados por la izquierda abertzale de EH Bildu, con 17 escaños, y por Podemos, 11 escaños.

Desde Génova ya hablan de un claro mensaje de los votantes a los socialistas por haber impedido la investidura de Rajoy, lo que la propia María Dolores de Cospedal llamó ayer “castigo al bloqueo institucional”. Por su parte, Podemos, tras una semana intensa de polémicas internas en el seno de la formación morada, sale beneficiado de las elecciones en ambas autonomías, frente a Ciudadanos que no obtiene ninguna representación. En este contexto, Pedro Sánchez está en medio del huracán con los barones del partido ejerciendo presión. El secretario general de los socialistas, de hecho, ha convocado el esperado comité federal para el próximo 1 de octubre.