Madera y colillas para un juzgado de guardia

“Endeble”, “insegura”, “peligrosa”, “ridícula”, “vergonzosa”… Estos son sólo algunos de los adjetivos que VLC News ha recogido por parte de funcionarios de Justicia para describir la entrada del Juzgado de Guardia de Valencia. Y es que desde hace ya ocho meses consiste literalmente en un tablón, agujereado y fijado con tornillos al marco metálico de una forma improvisada.

Para completar la estampa, diversas baldosas de la pared contigua se han desprendido y, sin haber sido repuestas de igual modo, los huecos a los que han dado paso sirven de cenicero. Un cono naranja pretende alertar de que se trata de un punto “a tener en cuenta para apoyarse o pasar pero lo cierto es que sirve de bien poco”.

Huecos que han dejado las baldosas caídas convertidos en ceniceros.

El sindicato CCOO no ha cesado de denunciar la situación, tal y como este periódico ha venido dando cuenta de ello, pero en todo este tiempo sólo se ha producido una novedad: “a los carteles de protesta colocados en el tablón, para que todo el que lo lea se entere de lo que ha pasado y la falta de soluciones de la Conselleria, se le han añadido una líneas a mano”, actualizando el problema: “esta puerta lleva rota desde antes del verano del año pasado”, se lee.

Carteles en el tablón.

La queja de los trabajadores no es sólo que no se ponga solución, transcurrido todo este tiempo desde que una mujer echara abajo el cristal presa de la ira. La Policía arrestó a su pareja cuando la acompañaba al juzgado. Sobre él pesaba una orden de alejamiento y lo retuvieron por quebrantamiento de condena. La mujer pagó su frustración con la puerta, a misma que ahora sienten los funcionarios mes tras mes, día tras día.

Los problemas que se derivan son diversos: se trata de un punto clave para la seguridad del juzgado. Al cruzar el umbral de inmediato existe el arco de control policial y “sería muy fácil echarla abajo de una patada”. Los agujeros en el tablón y las rendijas abiertas con el suelo y laterales del marco “hacen que se escape la calefacción y entre el frío constantemente”, explicaron algunos de los afectados. La imagen es de “suciedad, dejadez y falta de seriedad”, continuaron.

El sindicato ha reclamado por escrito que se sustituya la puerta por otra “de las muchas exactamente iguales que existen por todo el edificio”. La falta de respuesta o tomar como buena esta opción por parte de la Conselleria, según CCOO que seguirá reclamando una alternativa, “refleja su falta de interés”.