Poca farmacia para tanta gripe en Benimámet

Benimámet, con alrededor de 14.000 habitantes, cuenta tan sólo con seis farmacias. Éstas cierran a mediodía y no vuelven a abrir sus puertas hasta las 17 horas y por un periodo de tres horas y media, hasta las 20.30 horas. El barrio cuenta cuenta con servicio médico 24 horas pero no ocurre lo mismo con al menos una farmacia, exceptuando el domingo, lo cual da lugar a situaciones crispantes hasta la desesperación como hemos podido comprobar estos días.

En especial ocurre que la atención pediátrica se da hasta las 14.30 horas y en estas fechas, en que gripes y constipados están a la orden del día, los padres y tutores de los pequeños afectados no tienen dónde acudir en la urgencia de determinado impás. “Es indignante y una vergüenza”, expresaba una madre en un foro vecinal, a partir de la cual comenzó a surgir un debate sobre la cuestión llegando a tomar cartas en el asunto la propia asociación de vecinos.

La cuestión es que existe una franja horaria cada día de la semana (menos domingo) en que los residentes en la zona están desatendidos de medicinas en caso de necesidad urgente y se en obligados a desplazarse a Burjassot o al punto más cercano de Valencia donde existe farmacia de guardia, en la avenida Cortes Valencianas.

“No todos tenemos posibilidad ni medios para desplazarnos en coche a uno u otro lugar”, explican. La solución pasaría porque la Asociación de Vecinos de Benimámet acudiera a la Conselleria de Sanitat, a la dirección de Farmacia concretamente, y solicitara la apertura de cuanto menos una farmacia de guardia durante la semana.

La asociación informó a VLC News de estar estudiando los trámites para realizar la petición esperando recibir una respuesta convincente pero, tal y como han podido saber, “la cosa esta complicada porque están haciendo nuevos turnos de guardia” y que al no tratarse de “un pueblo no se podrá considerar que tenga un tratamiento especial”.

En este punto es donde los residentes se sienten “infravalorados” y “despreciados” por la Administración puesto que pese a sus 14.000 habitantes no se sienten “barrio de la ciudad ante las carencias” que relatan padecer.

Sin ir más lejos la semana pasada denunciaban un caso en la mima línea, con la desaparición de la oficina del paro de Burjassot a la que son remitidos los alrededor de 2.000 desempleados de la zona. Ahora serán obligados a ir hasta Manises, con las complicaciones de conexión y económicas que esto comportará, tal y como adelantó este periódico.

La apertura de esta nueva oficina está prevista para mediados de marzo, pero la asociación vecinal ha reaccionado en contra de la medida frontalmente y pronto “tendremos noticias”, afirmaron.