El mundo fallero se revuelve contra Pere Fuset

La interlocución con el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, está en punto muertoLa interlocución con el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, está en punto muerto

El mundo fallero se revuelve contra Pere Fuset. La polémica ha vuelto a saltar en el mundo fallero de la ciudad de Valencia tras la nueva negativa del Concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, de admitir los poemas de la artista Ampar Cabrera, al estar escritos en lengua valenciana según Les Normes d’El Puig. La Asamblea de Presidentes de Falla forzó a Pere Fuset, utilizando su derecho a modificar el orden del día, a incluir un punto sobre la inclusión de los poemas de Ampar Cabrera en el Libro Oficial de Fallas de 2016.
Hasta el momento, siempre se había permitido la libertad a la hora de escribir tanto los llibrets fallers, como los carteles explicativos de las fallas y también en los poemas en el Libro Oficial de Fallas. No obstante, con la llegada de Compromís al gobierno municipal, de la mano del PSOE y de Valencia En Comú, se desató la polémica con la censura de los poemas de Ampar Cabrera, histórica poeta del mundo festivo fallero, que vio como el gobierno local le prohibía participar en el Libro, a no ser que acatase la normativa de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, próxima a las tesis de la unidad de las lenguas valenciana y catalana.

La contestación de los presidentes de falla presentes en la Asamblea ha sido mayoritaria y contundente. 127 presidentes votaron a favor de exigir a la Junta Central Fallera, presidida por Pere Fuset, la aceptación de poemas y escritos en ambas normativas, esto es, en Normes d’El Puig y en la normativa oficial de la AVL. Los votos a favor de la prohibición de la utilización de las Normes d’El Puig únicamente fueron nueve.

Por su parte, Pere Fuset no reculó en su intención de censurar todos los escritos que no estuvieran hechos en la normativa la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) y aseguró que la votación de la Asamblea de Presidentes de Fallas no tiene un carácter vinculante, ya que, según su criterio, no pueden ‘saltarse la ley vigente’. No obstante, pese a que la normativa oficialmente reconocida por el Estatuto de Autonomía es la que marca la AVL, nada dice el Estatuto, ni ninguna ley, sobre la utilización de otras normativas, o lenguas, en los escritos oficiales de las instituciones públicas.