Ribó incendia a los vecinos del Cabanyal

Félix Crespo: “RIBÓ ADJUDICA PARA EL MUSEO FALLERO 46 RADIADORES A LA OFERTA ECONÓMICA MÁS ALTA SIN JUSTIFICAR LA DECISIÓN”.Félix Crespo: “RIBÓ ADJUDICA PARA EL MUSEO FALLERO 46 RADIADORES A LA OFERTA ECONÓMICA MÁS ALTA SIN JUSTIFICAR LA DECISIÓN”.

Acuerdo de “normas básicas de convivencia”

El Ayuntamiento de Valencia ha hecho público un acuerdo consensuado con las Asociaciones del Cabanyal. Unas bases de convivencia básicas para mejorar la vida del barrio. Un barrio donde los vecinos reiteradamente se quejan de la falta de civismo y de conductas ilegales sin ninguna repercusión negativa para los que las llevan a cabo.

Joan Ribó admite una “degradación” de la convivencia en el Cabanyal, pero afirma se trabaja para “armonizar” la coexistencia de diferentes culturas y costumbres.

Ribó “no va a sacar a los militares” para mejorar la convivencia…

Las declaraciones que han incendiado a los vecinos hechas por Ribó son derivadas de esos problemas de convivencia. Ribó ha afirmado que “no se pueden solucionar con mano militar, no se puede coger a la gente y echarla a patadas“. Destacando especialmente que “todo el problema no se puede arreglar en un sólo día”. El alcalde olvida los más de tres años al frente del Ayuntamiento que lleva a sus espaldas.

Los vecinos que claman únicamente porque se cumpla la legalidad no han tardado a estallar contra Ribó. “¿quién pide intervención militar?” aseguran. Sólo pide que se aplique la ley. Un barrio donde el tráfico de drogas es constante, donde las “fiestas callejeras” son diarias. Una zona donde se tiende la ropa tirando un hilo de parte a parte cortando la calle. Una zona frecuentada por menores sin escolarizar.

Los vecinos claman al cielo que se cumpla la ley y las normativas municipales

Los vecinos se quejan de fiestas continuas en determinadas zonas, de hogueras en medio de la calle en invierno y de que algunos intencionadamente extienden la basura por toda la calle.

Maria Dolores Jiménez habla de la falta de policías y de medios.

Para la concejala Maria Dolores Jiménez, si el Ayuntamiento no sabe controlar 300 metros de calle, difícilmente podrá gestionar una gran ciudad”. Esta concejala critica abiertamente que la Policía sabe perfectamente los puntos de venta de drogas. Pero tras la desarticulación del grupo GOES de la Policía Local por la concejala Menguzatto, la falta de medios es total.

Los vecinos claman que se cumpla la legalidad, y al final, el alcalde Joan Ribó tensa la cuerda con los vecinos, que intentan convivir. Nadie ha acusado a nadie, pero la falta de civismo es clara y nadie pone medios para atajarla.