a La Española es mucho mejor. Y transmite mucho más. (vídeo)

Dabuten y Chiquito. Qué mezcla, verdad?

Dos maneras de entender la publicidad. Impacto literal sobre la conciencia nacional o un eslogan pegadizo que, por arcaico y ridículo, es ‘catchy’.

Aceites y e-commerce. Dos mundos separados por tradiciones milenarias. Y hablemos de nombres. Rakuten y La Española.

El responsable de la marca japonesa que se pretende instalar en España vía machacar con Chicote (quien empieza a estar un poco sobreexpuesto, por cierto) se ha inventado un eslogan que da risa pero que, sin embargo, pone en el fondo de buen humor. Rakuten es dabuten.

En serio, mis aplausos. Pero no es la manera. Al final, el comercial de la tele, que podéis ver abajo, es un anuncio más de una tienda online donde poder comprar desde naranjas hasta un balón de la selección de turno. Un Privalia, un Ventée Privée o su prima hermana, pero a lo hipermercado. Muy alíado del plomo y sus tuberías, a la española. Olé. No me transmite nada ese anuncio, salvo su eslogan.

Sin embargo, y con el mismo protagonista, los creativos que trabajan para la aceitera La Española han conseguido que me quede en silencio viendo su anuncio, que reproduzco bajo estas líneas y luego hablamos de él.

Exacto. Expectación máxima. Si Chiquito de la Calzada llama a tu puerta, el silencio y la loa están, por descontado, garantizados. Es el dios de la comedia nacional, el heredero de unos símbolos que enmarcan desde Sazatornil a Gila.

Chiquito y Chicote. Con los mismos mimbres, la aceitera logra un apego nacional a base de recurrir a algo tan en desuso como los símbolos sociales. Nadie en este país de botarates tiene un sentimiento negativo hacia el bueno del cuentachistes malagueño. Así pues, objetivo conseguido.

Fíjense en la diferencia. Chicote aparece y no es el protagonista en el anuncio de la aceitera porque el protagonista es La Española y Chiquito. Y el cocinero está de relleno para poder hacer uso de la rima. Al final, es elegir la manera de hacer publicidad y contar algo de nuestro producto, que parece que en los anuncios sea algo olvidado. ¿Un buen slogan que enganche o algo que te haga identificarte con la marca? Yo lo tengo claro. Y cualquier consumidor también.

Las diferencias son tan claras que, para mí, la marca nacional le da un sobo a la tienda online. Aún cuando España no es Japón, pero es el Copón.

Ruego me disculpen por esta última frase. O no. Jaaarrl!