El jersey de cuello alto se erige como prenda imprescindible de la temporada

La modelo Daria WerbowyLa modelo Daria Werbowy,

Sencillo, versátil y de vocación rebelde, el jersey de cuello alto se erige como prenda imprescindible de la temporada tras años de presencia en las pasarelas. Símbolo de intelectualidad y feminismo, nos transporta a un tiempo pasado en que filósofos, escritores y artistas lo vestían como reacción a la formalidad de la corbata. Steve Jobs -a quien veremos en los cines a partir del próximo 1 de Enero encarnado por Michael Fassbender-, Audrey Hepburn, Michel Foucault, Andy Warhol e incluso Vladimir Putin convirtieron al clásico jersey en su seña de identidad.

Si en el siglo XIX formaba parte del uniforme de marineros y deportistas, en el XX resurgió como una pieza más del armario de la clase media estadounidense. Hollywood lo convirtió en prenda fetiche a través de actrices como Greta Garbo o Marilyn Monroe, que veían cómo su rostro se acentuaba y su figura se alargaba gracias a sus líneas simples. Pero, fue a raíz del desarrollo de movimientos filosóficos y culturales durante los años 50 cuando el jersey de cuello vuelto empezó a adquirir relevancia. Mientras que el feminismo fue responsable de la transformación del jersey en pieza unisex, el existencialismo lo adoptó (siempre en su versión negra) como principal elemento de su vestuario, inspiración para multitud de corrientes artísticas posteriores.

Su simplicidad y su comodidad provocaron su expansión internacional y jóvenes estudiantes de todo el mundo no dudaron en abrazar la tendencia durante las décadas siguientes. La colección ‘Beat’ que presentó Yves Saint Laurent en los 60s fue, sin duda, el punto de inflexión por el que el jersey de cuello alto pasó de las calles a la historia de la moda a partir de los 70s.

Ya en los años 90, diseñadores como Hussein Chalayan, Issey Miyake –artífice del look de Steve Jobs– o Yohji Yamamoto introdujeron el jersey en sus propuestas minimalistas. Y en los 2000, pudimos comprobar cómo se reinventaba dejando atrás las mangas. Una década después, Valentino, Céline, Dior y Gucci, entre otros, lo han incorporado a sus colecciones como homenaje a aquellos años de rebeldía y reflexión. Este invierno, cuando te enfundes tu jersey de cuello alto, recuerda: la existencia precede a la esencia.

Artículo colaboración de Cristina Pastor