La Audiencia condena a tres menores a un año de libertad vigilada por robo en un pub del Grao

AUDIENCIAAUDIENCIA

 

La Audiencia condena a tres menores a un año de libertad vigilada por robo en un pub del Grao. La sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha confirmado este lunes la condena a tres menores de un año de libertad vigilada. Estos jóvenes, vecinos del Grao, cometieron un delito de robo con fuerza en un pub del distrito. Así, los menores causaron varios desperfectos en el establecimiento y sustrajeron 21 botellas de licor.

El ministerio fiscal había presentado recursos de apelación por la absolución de uno de los acusados, el cual ha desestimado la sala, al igual que el recurso presentado por los menores condenados. De esta forma, el Juzgado de Menores de Castellón había impuesto 12 meses de libertad vigilada por ocasionar desperfectos en un pub del Grao de Castellón, valorados en 198 euros, y por robar 21 botellas de alcohol.

El delito se cometió el 18 de agosto del año 2013. Según se consideró probado en primera instancia, los tres jóvenes fracturaron la puerta para entrar al pub. Una vez dentro, rompieron varias botellas de alcohol y sustrajeron otras 21.

Estos recursos que fueron presentados por los menores apelaban a la falta de pruebas para su condena. Para afirmar esto, se basaban en que las grabaciones de la cámara de seguridad del Puerto no registraron la entrada al pub por parte de los jóvenes. Sin embargo, fue un agente de policía el que declaró haber visto en estas imágenes a los autores del robo. Según su descripción, saltaron por las escaleras metálicas que dan acceso al local, para así, introducirse en el mismo.

Así, por este motivo, la Audiencia finalmente ha desestimado los recursos de apelación presentados y ha ratificado la condena del Juzgado de Menores. Ésta impone un año de libertad vigilada para los tres jóvenes. “No cabe hablar ni de ausencia de pruebas de cargo, ni de pruebas ilegalmente obtenidas con vulneración de derechos fundamentales de la persona ni de prueba de cargo absolutamente insuficiente”, según ha manifestado la sala.

Del mismo modo, los representantes legales de los menores tendrán que abonar los 198 euros de los desperfectos al dueño del local y el coste de las botellas robadas.

 

Una noticia de  Paula Cantó