Exasesores del PP revelan presiones en las donaciones de 1.000 euros al partido

RAMÓN-LLIN INTERPELARA AL ALCALDE POR LA FALTA DE LIMPIEZA EN LA CIUDAD RAMÓN-LLIN INTERPELARA AL ALCALDE POR LA FALTA DE LIMPIEZA EN LA CIUDAD

Exasesores del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valencia han revelado que fueron objeto de presiones para que realizaran donaciones de 1.000 euros que les serían devueltos al día siguiente en efectivo, en billetes de 500. Según ha podido saberla agencia Europa Press, se llamaba a los asesores y concejales para hacerles la propuesta de hacer una “donación” de dicha cantidad al partido que, según se les explicaba, sería después devuelta, pero no mediante transferencia bancaria, sino en billetes de 500.

Las fuentes consultadas apuntan a la secretaria del grupo popular, María del Carmen García Fuster, detenida en la Operación Taula. Aunque no siempre era ella personalmente quien realizaba las llamadas y proposiciones.

Al menos cuatro extrabajadores, según ha trascendido, Nuria Diego, Arantxa Martí, Patricia Iserte y Jesús Gordillo, rechazaron aceptar ese ofrecimiento, pese a que existían amenazas y presiones en el ámbito laboral. Además, las mismas fuentes aseguran que hubo compañeros que fueron engañados y no se les explicó bien lo que se pedía.

La investigación

La investigación contra una supuesta trama de corrupción que se está desarrollando en la denominada Operación Taula se extiende a una presunta financiación ilegal del PP valenciano y, también, al blanqueo de capitales.

Los integrantes de esta trama se servían de sus puestos de responsabilidad en las administraciones o en empresas públicas para presuntamente obtener comisiones a cambio de contratos fraudulentos.

La portavoz adjunta del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valencia, Maria Àngels Ramon-Llin, explicó ayer que “no es una novedad que todos los miembros del grupo popular, desde hace tiempo, aportan una cantidad de 60 euros mensuales a la formación”.

Más en campaña

Asimismo, Ramon- Llin, resaltó que “es una cuestión que se realiza por cualquier cargo público de cualquier formación política”. A tiempo que apuntaba que “en un momento determinado de la campaña electoral se aportaron 1.000 euros” y que esto “ya está como algo absolutamente normal y sin más trascendencia”.

Subrayó, preguntada por si esos 1.000 euros se devolvieron en billetes, que a ella no se le hizo devolución. “A mí no se me devolvieron y no tengo constancia de que eso se produjera”.

Hoy, antes de entrar a declarar en la Comandancia de la Guardia Civil de Patraix -por donde están pasando decenas de ediles, exconcejales y trabajadores en calidad de investigados o testigos- ha vuelto insistir en que los que deben estar preocupados son aquellos a los que sí se les devolviera el dinero.