Amadeo Salvo: “Señores inversores, ¡les esperamos!”

Guerra total. El presidente del Valencia, Amadeo Salvo, solicitó en presencia de los 7.000 aficionados que se congregaron en Mestalla para escucharle la paralización y anulación del proceso de venta abierto por Bankia y KPMG hace un mes. El dirigente pidió borrón y cuenta nueva en este sentido, la apertura de un nuevo proceso e hizo un llamamiento a cualquier interesado en la compra del club a que acuda al Valencia y a su Fundación para poder elegir “la mejor oferta”.

El tono de la intervención del presidente durante la Asamblea Informativa fue aumentando de intensidad de forma correlativa a los vítores de los asistentes, entregados al discurso del dirigente. Un evento que logró el record histórico de visitas en la televisión del club, VCFPlay, a través de la cual pudo seguirse en los ordenadores de todo el mundo. Y, aunque en su alocución tuvo tiempo para dejar ‘recados’ a Bankia, la Generalitat, KPMG e incluso a Cristobal Montoro, el tema principal sobre el que giró la cita fue el de postular al actual consejo de administración y a la Fundación como los referentes en el proceso de venta del club.

SALVO INSISTE EN QUE BANKIA NO PUEDE VENDER EL CLUB

Las frases finales del presidente resumían su argumentario: “Vamos a pelear para que desde la Fundación se pare el proceso. Que Bankia no pueda vender el club. Que se inicie un proceso limpio. Que esa información se pueda dar en una junta. ¿Quién va a invertir si millones de valencianistas le dan la espalda?” La apelación a la afición valencianista fue el colofón a hora y media de intervención en la que algunos de los asistentes pudieron plantear cuestiones al dirigente y en la que Salvo aportó su versión del proceso de venta hasta el momento. Una línea de pensamiento que dejó muy malparada a la consultora KPMG y a la entidad bancaria.

Pese a las duras palabras hacia el banco, Salvo pidió “talante” y “unión” en la recta final de su discurso para los próximos días. “Queremos que e pare el proceso de Bankia y se inicie un proceso limpio desde la Fundación. Que esa operación y esos proyectos se puedan hacer públicos en una Junta de Accionistas. ¿Quién va a invertir dinero en el Valencia si el accionariado del Valencia le da la espalda? El pequeño accionista son 47.000, y nadie invertirá sin el apoyo de esos 47.000″, recordó.

Salvo pidió un “proceso transparente y de libre concurrencia” para definir la venta de la entidad. Y para ello, invita a cualquier inversor dispuesto a comprar el club a acudir al consejo de administración: “Cualquier inversor que venga aquí, a Valencia, a dónde están sus dueños, será bien recibidos”, dijo entre aplausos. “¡Queremos que vengan aquí! ¡Son bienvenidos! ¡Señores inversores, les esperamos!”

DEFENSA DE LA OFERTA DE PETER LIM

El presidente desgranó, día a día, cómo se había llegado a este punto tras recibir la oferta del magnate Peter Lim. “El 4 o 5 de diciembre se pone en contacto con nosotros Peter Lim, y le informamos de que Bankia quería vender el Valencia. No podíamos comprometernos en plazos, porque no sabíamos que iba a ocurrir. Ese día, nos dice que quiere hablar con el club y su Fundación para ver la posibilidad de invertir en el club. El día 10 de diciembre nos reunimos presidente de Fundación, del Valencia, algunos consejeros y el señor Lim. Lim le hizo una propuesta de inversión al señor Aurelio Martínez. Le pareció muy bien”, confesó.

“A fecha de hoy, es la única propuesta que conocemos. Nosotros ni entramos ni salimos, no hemos traído a nadie”, insistió el presidente. Salvo, quien había calificado de “una barbaridad” la oferta del Lim el pasado 22 de diciembre, no añadió demasiados detalles sobre la misma minutos después: “Lim vino aquí cuando no había proceso, y dijo que la oferta seguía en pie hasta el 15 de enero. Lim le dijo a Bankia y la Generalitat que venía a hacer un proyecto, delante del presidente de la Fundación”, insistió. Salvo reiteró la seriedad de la propuesta del magnate singapurense: “Si viene Lim, una de las 50 personas más ricas del mundo, y dice que va a comprar esto, y que cuando lo acepten les ponen todas las garantías… No ha venido Dalport, sino Peter Lim. Pregunten a los presidentes de los grandes clubes del mundo quién es. Será mejor o peor, pero no se puede desprestigiar a alguien que viene a dar la cara. Señores de Bankia, dejen de filtrar más porquería del Valencia“, denunció.

Al respecto, Salvo también desveló que Bankia le había trasladado el pasado 15 de enero, fecha oficial de finalización del plazo para la recepción de ofertas no vinculantes correspondiente a la Fase I de la venta, que había “tres o cuatro ofertas mejores que la de Lim”. “Y yo dije que era cojonudo”, ironizó el presidente, aunque recalcase en todo momento que ni el Valencia ni la Fundación conocen ni el contenido ni los nombres detrás de esas ofertas.

SALVO ACUSA A BANKIA DE USAR A LOS MEDIOS PARA ‘INTOXICAR’

Uno de los momentos más desagradables de la noche llegó cuando un accionista preguntó al presidente, por voz de Auxiliadora Borja, si Bankia compraba a los medios de comunicación. “No creo que Bankia compre a los medios de comunicación, en absoluto. Sería absurdo. Pero creo que Bankia está intoxicando a este club, y está diciendo verdades a medias, que son las peores mentiras”, denunció. “Está intentando desprestigiar primero a este presidente, pero este presidente representa al Valencia porque en la última junta tuvo el apoyo de más del 99% del capital. Al Valencia se le considera grande en todas las partes del mundo. Si usted pregunta a la vuelta de la esquina sobre Bankia y no saben ni quienes son”, agregó, arrancando los aplausos de los presentes.

A renglón seguido, los aficionados de tribuna giraron en sus asientos y abuchearon al palco de autoridades y a la tribuna de prensa, dónde los profesionales de los medios estaban dando cobertura al evento. Se vivieron momentos de tensión, con insultos de un grupo de seguidores exaltados hacia varios periodistas. El presidente aguardó unos segundos antes de llamar a la calma, aunque el gentío no se dio por aludido. Salvo dejó el atril durante un instante para consultar algo con el resto de miembros del consejo. “¡Por favor, calma! Antes hemos dicho que el talante, el respeto y la educación nos tiene que diferenciar”, recordó el presidente. “Cada uno es libre de escuchar lo que quiera o de informar sobre lo que quiera. Eso sí, creo es la primera vez en mucho tiempo en que la opinión pública y la opinión publicada van por caminos diferentes”, se limitó a añadir.