Damià Vidagany: “Tememos que los revolucionarios utilicen el partido de altavoz reivindicativo”

A la vista de los acontecimientos de las últimas horas acaecidos en la inestable Kiev, y para ofrecer más información respecto al contacto de esta tarde con la UEFA, el director de Comunicación del Valencia atendió la llamada de Gestiona Radio para aportar la última hora de una situación que tiene en vilo al valencianismo.

“Estamos preparados para viajar, no tenemos comunicación de que el partido se vaya a suspender. La UEFA va a monitorizar la situación en Kiev, tienen allí a su jefe de seguridad y a varios miembros más de su staff, y nos dirán la situación que perciben en Kiev para saber si tenemos que viajar”, explicó Vidagany sobre el conflicto ucraniano y la reunión de urgencia que el máximo organismo del fútbol europeo celebrará a primera hora de mañana miércoles.

Pese a que “las imágenes dan miedo y son espectaculares”, el director de Comunicación valencianista confirmó que el club también tiene trabajadores en la zona. “Sabemos que en las áreas donde está el estadio Olímpico no parece que haya ese peligro. Estamos con inquietud como todo el mundo aunque confiamos en el criterio de los responsables de la UEFA”, aseveró el directivo, que además expuso el gran miedo de la institución.

“El peligro o el riesgo que advertimos es que alguna de las dos facciones, especialmente los revolucionarios, pueden utilizar el partido de altavoz reivindicativo, y así se lo hemos dicho a la UEFA”, indicó Vidagany, que aún así siguió insistiendo en el mensaje de calma que les transmiten los que están más cerca de los incidentes. “Nos cuentan que la ciudad hace vida normal, salvo en la Plaza de la Revolución que es donde se concentran los manifestantes”.

Ante la posibilidad de que finalmente, como está previsto, toque viajar, la atmósfera social de Ucrania alterará el ritmo de vida habitual del equipo en un desplazamiento europeo, con “planes para estar el menor tiempo posible. La rueda de prensa previa será en el hotel porque los jugadores están expectantes, viendo las noticias y las imágenes preocupantes”, aseguró, recordando que “debemos viajar hasta que la UEFA no determine lo contrario”.

Por último, justificó en cierta medida que los responsables de la competición traten de jugar hasta el último momento en Kiev pese a que desde el Valencia ya hubo quejas hace un mes. “Anteayer han vuelto los problemas y la UEFA tiene una papeleta complicada con cinco equipos ucranianos en la competición. Es un gran mercado y es una situación delicada la de suspender un partido, sabemos que no son partidarios de este tipo de cosas”, concluyó.