El defensa más caro de la historia del Valencia no podrá debutar hasta la temporada 2014-2015

El comunicado emitido ayer por la noche no cierra por completo el ‘culebrón’ Otamendi. El Valencia CF anunció el fichaje del futbolista argentino procedente del Oporto a partir del 1 de julio de 2014. El montante de la operación, según las cifras desveladas por el club luso, asciende a 12 millones de euros fijos más otros tres en concepto de variables. El Valencia asegura que ‘los dragones’ deben buscar acomodo en calidad de cedido al central, mientras que el Oporto da una versión completamente contrapuesta.

Tras cuarenta y ocho horas de silencio, el club de Mestalla hizo público a través de un comunicado lo que desde primera hora de la mañana era un secreto a voces gracias a la prensa lusa: la confirmación del fichaje de Nicolás Otamendi, central del Oporto e internacional con la selección argentina. El futbolista, que cumplirá 26 años el próximo 12 de febrero, firma un contrato por cinco temporadas, hasta junio de 2019. La comunicación del Valencia no puso precio a la operación, aunque poco después las cifras saldrían a la luz gracias a la transparencia a la que el Oporto está obligado a someterse, al tratarse de una entidad que cotiza en Bolsa. El escrito remitido por el club de ‘los dragones’ a la Comisión Nacional del Mercado de Valores del país vecino estipula 12 millones de euros fijos, más otros tres que el club portugués percibiría en concepto de variables. También concreta que es el Valencia el que abonará las cantidades, sin referencia ninguna a fondos de inversión o terceros.

El silencio mantenido por el Valencia en las últimas 48 horas contrastó con las informaciones procedentes de Portugal, que destaparon la pertenencia de Otamendi al Valencia el martes y que este miércoles adelantaban la venta al club valencianista. Los medios lusos han apuntado en todo momento al papel clave del representante Jorge Mendes en las negociaciones. La prensa portuguesa añade que Otamendi rompió recientemente con su agencia de representación -Dodici Corporation, fundada por Marcelo Simonian, agente de Ever Banega- y que el nombre de Mendes revolotea alrededor de su entorno desde hace semanas. Otro de los aspectos decisivos para el anuncio del fichaje fue la presencia de Amadeo Salvo en Oporto en las últimas horas, donde negoció cara a cara con su homólogo Pinto da Costa para desbloquear una situación que se había enquistado desde que el pasado 31 de enero se cerrase el plazo de fichajes en España y el Valencia no pudiese inscribir al jugador en la LFP.

Está previsto que el presidente esté presente este jueves por la tarde en la presentación oficial de Vinicius Araújo en el estadio de Mestalla a partir de las 18:30 horas. Allí podría dar más detalles sobre una operación en la que quedan varios cabos sueltos por atar. Uno de ellos, quizá el más inmediato, el de encontrar acomodo a Otamendi mediante una cesión hasta el próximo mes de junio. El central, uno de los fijos para Sabella en la selección argentina, no puede permitirse el lujo de quedarse ‘parado’ durante seis meses si pretende acudir a la cita mundialista en Brasil. Este jueves 6 de madrugada se cierra el periodo de pases en la liga argentina -las inscripciones para la Copa Libertadores pueden hacerse hasta el 9 de febrero-. Allí Vélez ya ha mostrado su predisposición a hacer un hueco al defensa siempre y cuando el dispendio económico sea leve. La otra opción que se baraja es un equipo de la Superliga rusa -el Zenit está interesado-, donde el plazo se extiende hasta el día 20.

El Valencia asegura que es el Oporto el que debe concretar la cesión a uno de estos equipos o bien quedarse al futbolista hasta junio, pese a no haberlo inscrito en la segunda fase de la Europa League. El club luso, en cambio, pasa la ‘patata caliente’ al de Mestalla al considerar que, una vez cerrada la venta del jugador al Valencia, la problemática que envuelve al internacional ya no les incumbe.

OTAMENDI Y LA TRADICIÓN ARGENTINA EN EL VALENCIA

El fichaje de Otamendi por un montante que puede alcanzar la suma de quince millones de euros supone la incorporación más cara de un defensor en toda la historia del Valencia CF, superando la cifra abonada por Víctor Ruíz en verano de 2011 al Nápoles y que ascendió a 8,5 millones de euros. El jugador finalizaba contrato el 30 de junio de 2015, por lo que podría haber negociado su salida gratis a cualquier equipo dentro de doce meses. Sin embargo, el interés de grandes clubes europeos y la posibilidad de que se revalorice durante el Mundial llevaron a la dirección deportiva a apostar fuerte por el central argentino.

“Estamos convencidos de que Nico Otamendi nos va a ayudar a ser mejores a partir de la próxima temporada, porque es un jugador de primer nivel mundial. Para nuestro proyecto es una incorporación estratégica y tenemos la suerte de que haya elegido unirse al Valencia, cuando muchos clubes querían ficharle”, comentó Francisco Joaquín Rufete, manager general deportivo del Valencia, en declaraciones a la web del club. Fabián Ayala y Joan Salvans, los dos colaboradores más estrechos del alicantino en sus labores de rastreo del mercado de futbolistas, jugaron un papel muy importante en su contratación.

El futbolista, pese a la indefinición de su destino más inmediato, se mostraba muy satisfecho en sus declaraciones a la web oficial. “Es un honor para mí llegar ahora a un club como el Valencia, uno de los más históricos y atractivos de España y de Europa, estoy muy feliz por este paso en mi carrera. Ya sé que los argentinos hemos sido parte importante en la historia del Valencia CF. Vestir la misma camiseta que en su día defendieron Mario Kempes, Ayala o Aimar y tantos ídolos es una responsabilidad que asumo con mucha alegría e ilusión”, explicó Otamendi.

EL ‘PELLIZCO’ DE VÉLEZ

Mientras esperan a que se deshoje la margarita antes del cierre del plazo para fichar este jueves, en Vélez Sarsfield están de enhorabuena tras la oficialización de la operación. El conjunto bonaerense, que espera obtener la cesión del jugador hasta junio, también cobrará un pequeño ‘pellizco’ de unos 400.000 euros correspondiente al mecanismo de solidaridad de la FIFA: un porcentaje que se obliga a pagar a los clubes de formación de cualquier futbolista menor de 23 años.

A ello se le suma que, cuando Vélez traspasó al central al Oporto en el año 2010, lo hizo en dos operaciones divididas en varios meses que acabaron, en total, con la venta del 90% de los derechos del jugador al conjunto luso a cambio de 8 millones de euros, con el 10% restante en manos del equipo argentino. Una vez se concrete el pago de Otamendi por parte del Valencia y si las variables se cumplen, el club presidido por Pinto da Costa habrá visto como practicamente dobla lo abonado por el central en menos de cuatro años, mientras que el equipo de Liniers engrosará sus arcas con unos 1,2 millones de euros, que podrían ascender a 1,5 ‘kilos’ por variables.