Fase II de la venta del Valencia: los fondos nivelan el favoritismo de Peter Lim

El comunicado emitido por Bankia a última hora de este miércoles simplemente sirvió para constatar públicamente que la carrera para la compra del Valencia sigue en marcha. Una travesía que ha entrado en su segunda y definitiva fase tras dejar a varios de los contendientes por el camino.

Bankia confirmó públicamente tener en su poder “varias” propuestas para la compra del club, sin especificar cantidad ni la identidad de los interesados. Pese a ello, todos los indicios apuntan en tres direcciones: la opción de Peter Lim, que va de la mano del presidente Amadeo Salvo; una segunda cuyo capital no ha trascendido; y una tercera procedente de un fondo estadounidense. Esta última cuadraría con una de las primeras opciones que se barajaron, apenas horas después del anuncio de Bankia el pasado 10 de diciembre, y correspondiente al fondo Texas Pacific Group (TPG).

Ahora, se abre un plazo para que los interesados que han atravesado el primer filtro de la consultora, ajustándose a los requisitos impuestos por KPMG en su día referentes a la solvencia de sus propuestas, realicen sus ofertas vinculantes y definitivas antes las que Bankia debe elegir. Un trámite que podría provocar incluso una subida de las pujas por la compra del club, dado que los interesados tendrán acceso a más información -no se descarta que se les entregue la Due Diligence- y deberán avalar sus propuestas.

En este sentido, tras la reunión mantenida ayer entre técnicos de KPMG y el grupo de trabajo comandado por Juan Carlos Estepa -director de Riesgos de Bankia-, los detalles comenzaron a llegar con cuentagotas y dieron un vuelco a la situación que se había generado horas atrás en Madrid.

Si tras su irrupción en el panorama público el lunes en la gala del Balón de Oro y sus declaraciones públicas el magnate Peter Lim parecía haber cogido ventaja en la terna de favoritos, ayer a última hora fuentes del Consell y dentro del propio Valencia CF relegaban al empresario asiático a un plano secundario ante otras propuestas.

El presidente Amadeo Salvo declaró públicamente el pasado 22 de diciembre que el magnate no quería entrar en subastas y que esperaba una respuesta antes del 15 de enero. Pese a haber expirado esa fecha y pese a estar incluido en un proceso con otros candidatos, Peter Lim mantiene la vigencia de su propuesta -que según cifró Aurelio Martínez está en 210 millones de euros por los dos créditos de Bankia al Valencia y a la Fundación- por el momento.

Tras la primera criba, la jornada de jueves y sucesivas servirán para que el banco traslade al resto de actores en la negociación -Consell, Valencia CF y Fundación VCF- el nombre de los ‘finalistas’. El Conseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues, fue el interlocutor nombrado por la Generalitat en encuentros anteriores. Este jueves estará en Madrid, pero su agenda no incluye ninguna reunión con el banco. Dicho cónclave, en principio, se producirá horas después y no en la capital de España, sino en Valencia. Por parte del club, Amadeo Salvo y Luis Cervera han sido siempre las voces autorizadas. En el caso de la Fundación, es Aurelio Martínez y su grupo de colaboradores el encargado de gestionar este espinoso asunto.

Precisamente en las últimas horas el presidente de la Fundación VCF quiso dejar muy clara y definida la posición del máximo accionista de la entidad, que actuará en un papel fiscalizador en todo el proceso de venta. El presidente del Valencia, Amadeo Salvo, tiene previsto hacer lo propio para defender los intereses del club. Ambas posturas apuntan a la necesidad de encontrar puntos de acuerdo con Bankia y con el Consell. De lo contrario, el proceso de venta podría dilatarse y verse inmerso en una batalla legal que alargaría los tiempos más allá de lo recomendable. La búsqueda de consenso entre las partes agilizaría una venta que podría cerrarse en pocos días; en caso de fricción, la Fundación VCF se reserva la carta de obligar al banco a ejecutar la prenda por las acciones y acudir a los tribunales.