La cara y la cruz en Valencia

cara y cruz

La cara y la cruz en Valencia la tenemos en el deporte, en dos deportes de esos que se juegan con una pelota, el baloncesto y el fútbol.

La cara la tenemos con el Valencia Basket, el equipo taronja ha encadenado 28 victorias consecutivas en partidos oficiales en lo que va de temporada, es líder en la Liga Endesa y líder de su grupo en la Eurocup. Cada partido en “la fonteta” es una comunión entre afición y jugadores, atrás han quedado los egos individuales de cada jugador en pro del conjunto, demostrando con sacrificio en la pista  lo involucrados que están todos ellos en un proyecto que no pasa por otra cosa que no sea la de hacer las cosas bien.

No hay de momento nada que objetar al a gestión de la directiva del Valencia Basket, en materia deportiva los fichajes han dado el resultado esperado, mientras que el nuevo entrenador del equipo Pedro Martínez ha sabido conjuntar al equipo al tiempo que reconoce los errores cuando los comete.

La cruz el Valencia CF, un equipo que cuando empezó la temporada aspiraba a estar en lo más alto de la clasificación en la liga y llegar lo más lejos posible en la Europa Champions League, nada más lejos de la realidad, hoy por hoy el equipo “che” se encuentra mas cerca de los puestos de descenso que de los europeos y en la fase de grupos de la competición europea fue eliminado.

Esta situación derivó en la destitución de Nuno Espiríto Santo, el entrenador que muchos se habían encargado de subir al cielo y cuyo único logro había sido la clasificación del equipo en la Chanpions League, con más pena que gloria. El elegido para sustituir al luso ha sido Gary Neville, un entrenador que no ha entrenado nunca, pero que curiosamente es socio del actual dueño del club, o mejor dicho accionista mayoritario Peter Lim.

Y la vida sigue igual, el Valencia CF en competición liguera aun no ha ganado ningún partido desde que el inglés se sienta en el banquillo “che”, la imagen del equipo cada día es peor sobre el terreno de juego. Cada partido vemos sobre el verde a un equipo ramplón carente de ideas, un equipo con jugadores muy jóvenes que carecen de la experiencia necesaria para reaccionar ante cualquier situación adversa en los lances del juego.

Quiero retroceder en el tiempo, tan solo un par de años, para reflexionar de donde venimos. Venimos de un proyecto deportivo impulsado por Amadeo Salvo. Un Amadeo Salvo que apostó por el magnate singapurense para que se hiciera con el club, un Amadeo Salvo que a finales de la pasada temporada se apeó del proyecto que el mismo había impulsado. Es importante que no olvidemos de donde venimos, porque recogemos lo que hemos sembrado.

Los aficionados tenemos que ser conscientes de en que se ha convertido el Valencia CF, o de en que se está convirtiendo. El dueño del Valencia CF no entiende de sentimiento, o por lo menos no del sentimiento hacia los colores o el escudo del club, su sentimiento pasa por por el color del dinero y el Valencia CF no deja de ser una empresa más de su imperio financiero. ¿Cuales son los objetivos de una empresa?, creo que la respuesta es sencilla, ganar dinero. El Valencia CF es esa empresa que ficha jugadores jóvenes y sin experiencia a bajo coste, para venderlos pasada una o dos temporadas por algo mas del precio de coste, por lo que la operación financiera es rentable.

Si seguimos echando la vista atrás, nos damos cuenta de que no han llegado esos fichajes de renombre, no han habido jugadores de primera linea, tan solo la mediocridad de los que pueden ser grandes promesas pero aun no lo son. Sin entrar a hablar del nuevo “santuario che”, el nuevo estadio sigue en las mismas condiciones que hace ya no se sabe cuanto tiempo, sigue siendo el muro de las lamentaciones de una afición que da todo por su equipo y que en poco o en nada se ve recompensada.

Cada día tengo más arraigada la sensación que la venta del club a Peter Lim fue un juego de trileros que pretendía ponernos aSalvo a todos y que tan solo se convirtió en el timo de la estampita

Hoy vemos en Valencia las dos caras de la moneda en el deporte, el Valencia Basket y la cruz del Valencia CF