La filtración de la ‘Due Diligence’ incendia el Valencia CF

Arde el Valencia a pocos días de alcanzar el 15 de enero, fecha fijada por Bankia para la finalización de la primera fase del proceso de venta del club. La filtración de los datos precisos de la ‘Due Diligence’ del club respecto a contratos de futbolistas, valor de Mestalla, blindaje de contratos y deudas con Hacienda supone la constatación de que, en los últimos años, se ha despilfarrado mucho dinero en la entidad.

La mañana del viernes amaneció revuelta en la Ciudad Deportiva de Paterna tras la publicación, por parte del diario Las Provincias, de datos hasta el momento desconocidos y procedentes de la ‘Due Diligence’ realizada por KPMG el pasado mes de agosto para calibrar el estado real de la entidad. Una filtración que llega en un momento decisivo para el futuro del Valencia, a pocos días de que Bankia cierre el plazo para aceptar propuestas para la compra de la entidad.

Los datos revelados dejan en muy mal lugar la gestión del ex presidente Manuel Llorente, además de desvelar con cifras exactas los sueldos de los jugadores de la actual plantilla. Una circunstancia que encendió los ánimos de los futbolistas. La entidad, a través de su director general Luis Cervera, trató de tranquilizar a unos jugadores -que no dejan de ser trabajadores de una empresa- que vieron en negro sobre blanco las cifras de sus contratos dando pie, como es evidente, a las comparaciones que pueden generar tensiones a la larga dentro de la caseta.

El comunicado vespertino del club quiso hacer patente su “total indignación” por lo ocurrido: “La información confidencial (…) fue facilitada hace escasos días a requerimiento del Juzgado de Instrucción Número 3 de Valencia, en relación a la querella presentada por Andres Sanchís contra, entre otros, varios administradores anteriores del Club”. El club advirtió de la necesidad de “confidencialidad” al Juez Decano debido a la “trascendencia” de los datos. Tras lo ocurrido, la entidad iniciará “todas las acciones legales a su alcance para esclarecer este asunto” dado que “no puede permitir que se hayan difundido datos que atentan contra la estabilidad del Club y la privacidad de sus trabajadores”. Del comunicado se desprende que el abogado Andrés Sanchís centra todas las sospechas.

El ‘ranking’ de los salarios de los jugadores

A fecha de 30 de junio de 2013, la ‘Due Diligence’ de KPMG recogió los datos precisos de los contratos de futbolistas para la temporada 2012-2013. Además de reflejar que cada contrato poseía sus particularidades en lo referente a salario neto, bruto, variables por objetivos, primas individuales -independientes de las primas de la plantilla, de las que tanto se habló gracias a Vicente Andreu- y derechos de imagen, el informe recogía las cláusulas de rescisión de todos los jugadores y su fecha de finalización de contrato.

En el ‘ranking’ de mayores ganancias, sorprende que el capitán Ricardo Costa fuese el jugador con un mayor fijo (1,4 millones netos) y también, en total, con el mayor contrato (3,7 millones entre fijo, variables y primas). Completaban el podio el ex valencianista Soldado (3,4) y Jonas (también con 3,4), aunque al contrario que el portugués, ambos fueron fichados y no llegaron al Valencia con la carta de libertad. Más datos: Víctor Ruiz (2,7), Mathieu (2,6), Rami (2,5), Valdez (2,3), Feghouli (2,1), Banega (2,1), Tino Costa (1,9), Albelda (1,9), Alves (1,8), Cissokho (1,7), Guaita (1,7), Parejo (1,6), Guardado (1,6), Pereira (1,6), Canales (1,5), Gago (1), Piatti (0,9), Barragán (0,6) y Viera (0,6). Hay que sumar los 467.500 euros brutos que percibe Alcácer, los 900.000 brutos de Javi Fuego o los 712.000 brutos de Juan Bernat.

Otro de los apuntes que más polémica generó entre los aficionados hacía referencia a las comisiones percibidas por los agentes y representantes de los jugadores, algo por lo que el propio Amadeo Salvo ya protestó en su día. Por los fichajes que militaron en la plantilla 2012-2013, el Valencia pagó 12,8 millones de euros en este concepto, siempre bajo la premisa de que el futbolista en cuestión permanezca todo su contrato en el club. Más de 1,1 millones se han pagado en comisiones por la compra de Diego Alves; 1,5 millones por la de Guardado; 0,5 ‘kilos’ por la de Feghouli; 0,6 por la de Jonathan Viera…

Albelda y su último año

De forma involuntaria, el ex jugador David Albelda fue centro de la polémica tras la revelación, por parte de Las Provincias, de que percibió 1,4 millones de euros en concepto de indemnización antes del 30 de junio de 2013, correspondiente al año de contrato que le restaba dado que el papel con el acuerdo estipulaba que la relación entre las partes se prolongaría hasta el 30 de junio de 2014. Algo que todas las partes negaron ya que tanto Amadeo Salvo, el propio Valencia CF y David Albelda aseguraron de forma pública que simplemente, no se había renovado el contrato del mediocentro.

Respecto a este extremo, el Valencia CF confirmó a VLC NEWS que efectivamente el jugador había cobrado dicha cantidad pero no como indemnización, sino como pago estipulado en su contrato por una fórmula pactada en diciembre de 2006 -con Juan Soler en la presidencia- según la cual, cada temporada, una fracción del salario se iba ‘reservando’ por motivos fiscales para ser cobrada, de golpe, en el último año de vinculación con el Valencia. Los ex jugadores Santiago Cañizares y Fabián Ayala también tuvieron contratos similares. Es decir, que David Albelda hubiese cobrado igualmente esos 1,4 millones esta temporada porque le pertenecían: lo que se decidió el pasado mes de junio era si el futbolista jugaba ‘gratis’ este último año, sin añadir más dinero al que ya le correspondía por todo lo acumulado.

Manuel Llorente y sus ‘blindajes’, los grandes señalados

El peor parado en la ‘Due Diligence’ y los datos extraidos del informe es, sin duda, el ex presidente Manuel Llorente. Los ‘blindajes’ a los que sometió a cargos ejecutivos, fechados todos ellos en enero de 2012 -apenas un año y tres meses antes de su dimisión-, le costaron y cuestan al club la friolera de 1.902.561 euros, casi el triple de lo que hubiese costado el despido de todos estos cargos antes de su ‘blindaje’. KPMG incide en la fecha de esta decisión, en el hecho de que no constase “la existencia de acuerdo del consejo de administración” ni “el incremento de las retribuciones” para, a renglón seguido, detallar las cantidades.

En el caso del ex director deportivo Braulio Vázquez, su indemnización por despido era inicialmente de 111.917 euros, pero se ‘hinchó’ hasta los 800.000 tras el movimiento de Llorente. Un caso similar al de la todavía directora financiera del club, Inmaculada Ibáñez, cuyo despido costaría el doble y pasaría de de 191.952 euros a 375.000. Estos cambios contractuales afectaron igualmente a personal técnico de la primera plantilla, miembros del departamento de comunicación, de la secretaría técnica y de relaciones externas e institucionales.

Las preferentes de Bankia, Mestalla y Hacienda

La gestión de Llorente también queda señalada en otros parámetros. Aspectos que, de rebote, salpican a Amadeo Salvo y Aurelio Martínez, quienes sostuvieron en varias declaraciones públicas durante los primeros meses de su mandato que en las cuentas del anterior consejo de administración no existía ningún punto oscuro. La hemeroteca es tremendamente clarificadora en este sentido. Manuel Llorente sacó pecho el 3 de junio, un día antes de que se cediese el testigo a Amadeo Salvo: “Creo que nos ha salido bien y podemos decir claramente que dejamos el Valencia mejor de cómo lo encontramos. Los números que hoy hemos presentado así lo demuestran”, aseguró.

Sin embargo, hechos como que el Valencia viese como se desvanecían 150.000 euros de sus arcas por la compra de participaciones preferentes de Bankia apuntan en la dirección contraria. El club tenía 164.000 euros invertidos en este concepto en abril de 2011, pero dos años después ‘sólo’ tenía 14.000 euros tras la depreciación de las acciones tras la entrada del Estado en el capital del banco. Las preferentes fueron sustituidas por acciones de Bankia en 2012, lo que convierte al Valencia en accionista de la entidad bancaria que estos días negocia su venta. Una cosa de locos.

El estadio de Mestalla tampoco se libra del escrutinio de KPMG. Un análisis preocupante, cuanto menos: los dos créditos de Bankia, cifrados en 219 millones de euros, unidos a la otra hipoteca de 25,6 millones concedida por el Banco de Valencia -y heredada por La Caixa-, suponen un total de 225,6 millones de euros prestados al Valencia CF con los terrenos y el estadio del actual Mestalla como garantía. Y la estamación de la ‘Due Diligence’ cifra en 130 millones de euros el valor del estadio. Es decir, casi cien millones menos de la deuda que soporta.

“El Valencia no le debe nada a Hacienda”. Así de tajante se mostró Aurelio Martínez el 14 de agosto de 2013. Sin embargo, los datos de la ‘Due Diligence’ indican lo contrario: la deuda con Hacienda del club ascendía, a fecha de 30 de junio de 2013, a 7,8 millones de euros, desglosados en 5,8 de retenciones, 176.000 euros de intereses tras un aplazamiento en enero del año pasado, 804.000 euros de atrasos en las nóminas de marzo y abril y 799.900 euros de IVA que no se ha abonado. Por todo ello hay que sumar una multa ya prevista de 266.000 euros. A la Seguridad Social se le deben dos pagos más de 201.000 y 366.000 por varios conceptos.