Peter Lim irrumpe en escena para presionar a Bankia en las horas finales de la venta

A poco más de un día para alcanzar el plazo indicado por Bankia para la recepción de ofertas para la compra de la deuda del Valencia CF, el magnate Peter Lim ya ha jugado sus últimas bazas. El multimillonario asiático, que compite con otras propuestas para hacerse con el control del club, estará en el Calderón para presenciar el Atlético-Valencia desde el palco de autoridades, y estará en la capital de España mientras el futuro del club se decide en el Paseo de la Castellana.

La forma del mensaje es tan importante como el fondo. En una carrera de fondo, la estrategia se revela fundamental. Nunca reveles tus cartas en una partida de poker. Dichos manidos y que tienen su aplicación en el complejo proceso de venta abierto por Bankia hace más de un mes y que debe empezar a definirse a partir de este miércoles a las dos de la tarde. A esa hora, la consultora KPMG cerrará la recepción de propuestas para la compra del club. Los interesados concretarán sus ofertas a pocas horas de que se cierre el plazo, ciñéndose a la discreción y confidencialidad exigidas por la consultora. Todos, claro está, excepto Peter Lim.

El magnate multimillonario tomó desde un primer momento una vía diferente a las que, por ejemplo, han llevado a un fondo americano –Texas Pacific Group (TPG)– y a otro fondo árabe a ser considerados dos de los más firmes candidatos en las quinielas. Ambos proyectos no han revelado hasta el momento apenas detalles de sus intenciones, más allá de que el ejecutivo Fernando Magnet -que trabajó con Rodrigo Rato en su etapa en Bankia- sería el enlace de confianza del grupo americano en nuestro país. Lim, en cambio, optó por los focos: su presentación en sociedad llegó el 22 de diciembre de la mano de Amadeo Salvo y de una rueda de prensa que sacudió al valencianismo.

Desde aquel día, el presidente del Valencia y su círculo habían reducido al mínimo sus comentarios públicos respecto al magnate de Singapur. Incluso en varios momentos se llegó a pensar que su oferta no llegaría al final de la carrera, cuando Bankia constató que el empresario no tenía intención de pasar por el filtro de KPMG que el resto de propuestas sí iban a atravesar. Pese a que el banco acabó suavizando su postura con el banco, la estrategia de Lim contrasta con la petición de mantener bajo llave los datos de las diferentes ofertas que el banco viene manejando en las últimas semanas.

Peter Lim pasó al ataque en la jornada del lunes, con sus declaraciones a un reducido grupo de periodistas españoles con motivo de la gala del Balón de Oro en Zurich. Allí estaba presente como miembro de la comitiva que acompañó al madridista Cristiano Ronaldo, que a la postre se alzaría con el premio. De hecho, Lim presenció la gala justo desde un asiento ubicado justo detrás de la madre del astro portugués. El magnate es amigo personal del jugador a través de su estrecha relación con Jorge Mendes, agente de Cristiano y uno de los hombres que más ha hecho porque a Lim le ‘pique’ el gusanillo del fútbol. Un Jorge Mendes que, en los últimos meses y tras la llegada de Amadeo Salvo a la presidencia, también ha estrechado vínculos con el Valencia CF.

Lim, en un momento de optimismo, pronunció unas palabras que pronto se convirtieron en la comidilla de los seguidores valencianistas en las redes sociales: “Espero que se acepte mi oferta. 40 millones para fichajes me parecen pocos. Tengo 50 para gastarme este mes. Me gusta mucho el fútbol y espero que todo salga bien. Mis intenciones son buenas y la oferta es buena”, recogió el diario As. No sólo no se retira de la puja, sino que aumenta la cantidad del ‘caramelo’ de las incorporaciones en el mercado de enero, algo que lógicamente ilusiona a los aficionados valencianistas y mete presión al banco para que acabe escogiendo su oferta. El magnate también confirmó que volaría en la mañana de este martes a Madrid para presenciar, por la noche, el choque entre el Atlético y el Valencia en el palco del Calderón.

La presencia de Peter Lim en la capital de España a pocas horas de que se cierre el plazo para la primera fase de la venta del club es el primer indicio serio de que el magnate va a poner toda la carne en el asador para que su oferta sea la escogida. Junto a él estará el propio Mendes, que con la excusa del partido aprovechará para visitar Madrid -dónde tiene una amplia nómina de jugadores representados-. Hasta la fecha, la oferta del Lim se mantiene: 230 millones de euros, repartidos entre los 90 que debe pagar para devolver el crédito de la Fundación VCF -lo que le convertiría en propietario del 71% del club- y los 140 millones que pagaría para cancelar la deuda del Valencia con Bankia, correspondiente a un préstamo de 215 al que se le aplicaría una quita del 35%.

Se desconoce si Lim aprovechará su estancia en Madrid para reunirse con las altas esferas de Bankia en las oficinas centrales de la entidad, en el Paseo de la Castellana, lugar que en los últimos meses han visitado Amadeo Salvo, Luis Cervera y Aurelio Martínez en varias ocasiones para primero intentar cerrar un proceso de refinanciación del club que fracasó y, posteriormente, cumplir etapas en el arduo proceso de una venta que apura sus últimas horas ante la incertidumbre de los aficionados.