La exaltación, Compromis y Margallo

El viernes noche tuvo lugar la exaltación de la Fallera Mayor de Valencia, un acto entrañable que sirve como pistoletazo de salida a las próximas fiestas josefinas. A propósito del mismo hace unas semanas, un partido político se dedico a mezclar churras con merinas creando situaciones más comunes de los críos de párvulo, que de la de honorables servidores de los valencianos. El partido, Compromis, la razón, el mantenedor de nuestra Fallera Mayor de Valencia.

Al grupo municipal Compromis, no le gusto la noticia de que la persona que se iba a dedicar a glosar la figura de la Fallera Mayor de Valencia, fuera el Ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, básicamente les pareció una mala idea, según se trasciende de las declaraciones que han realizado desde entonces, por que es miembro del mismo partido que gobierna el ayuntamiento, ya que es la concejalía de fiestas quien normalmente designa al mantenedor.

Por esta razón llevaron la propuesta al pleno municipal de que fueran los propios falleros quienes designaran a partir de ahora al mantenedor, cosa inviable ya que obligaría a los representantes de las casi 400 fallas a estar reuniéndose hasta que una de las personas que propusieran dijera que si.

El siguiente paso lo dieron hace unos días cuando mandaron un comunicado en el que explicaban que habían llamado a la Fallera Mayor, la bellísima Carmen Sancho, para decirle que el grupo municipal Compromis no acudiría a su exaltación, como si a ella o a cualquiera de los falleros, nos preocupara lo más mínimo, que cuatro politicuchos que van hacerse la foto, dejen sillas libres. Ojalá más políticos tomaran ejemplo y allí solo fueran los imprescindibles para realizar el acto, de esta forma, igual, conseguiríamos que un numero superior de falleros disfrutara de tan emotivo acto.

Volviendo al comunicado de marras, que me pierdo en los detalles, en el criticaban que desde alcaldía se había convertido la exaltación en un acto partidista, trayendo como mantenedor a un ministro popular, Margallo, nada más cierto y a la vez más falso, cierto en el sentido de que se trata de un miembro del Partido Popular y falso en el sentido de que más allá de las siglas es un ministro del Gobierno de España, y para los falleros debe ser un honor de que venga alabar nuestra fiesta una figura de tal peso en nuestro país y el extranjero, sin entender de colores.

El Ministro Margallo estuvo esplendido en su papel de mantenedor, alabo a Carmen, alabo las fallas, alabo Valencia, y todo desde la posición de alguien que ha vivido muchos años en nuestra ciudad y se siente un valenciano más, pudo hacer política y presumir de gestión el mismo día que el gobierno rebajo el IVA a las fallas, pero no lo hizo, los únicos que politizaron la exaltación fueron los que dejaron las butacas vacías.