Óscar Fernández: “Seguro que Nico lo hace muy bien”

Fueron dos semanas intensas, como recuerda Óscar Fernández. El destino ha querido que, al igual que ocurriese con la destitución de Quique Sánchez Flores en octubre de 2007, el Valencia haya decidido encomendar el timón del primer equipo de forma provisional al técnico del filial. Antes fue Fernández, ahora le toca a Nico Estévez. “Imagínate: ser el entrenador del equipo del que has sido toda tu vida… Seguro que lo Nico lo hace muy bien”.

Nunca te gusta que destituyan a un compañero”, recuerda Fernández, que en la actualidad ejerce como técnico de la Aspire Academy al frente del combinado que hace las veces de selección nacional sub-16 de Qatar. Pese a lamentar el cede de Djukic, pronto destaca que el nombramiento de Nico Estévez como técnico del Valencia le alegra porque es joven y, tras mucho apelar a la promoción interna y a que se de la oportunidad a gente de la casa, supone una recompensa al trabajo desde la base”.

¿Qué se siente al llegar al banquillo del primer equipo? Óscar Fernández recuerda que, en aquel momento, sintió “sorpresa, alegria… se juntan muchas sensaciones. También la responsabilidad de no fallar a tu gente. No podria definirlo exactamente”. Pero, principalmente, la “alegria de recibir una recompensa tras tantos años de trabajo, de entrenar en campos de tierra”.

Estévez tiene una dura prueba esta semana con los compromisos ante Nastic y Real Madrid. Y para sacar adelante los compromisos, necesitará la complicidad de un vestuario en el que los ánimos están por los suelos.Yo fui sincero, hay que serlo con los futbolistas”, rememora Fernández. “Nico debe mostrarse tal y como es, con sinceridad”.

El 1-5 encajado en Mestalla el 31 de octubre de 2007 fue un día doloroso para el ex técnico del Valencia Mestalla, pero lo achaca a que “el equipo estaba en un estado de ‘shock’ tras la destitución de Quique. Aquel fue un partido para olvidar. El 1-5 me supo mal por la gente, por los aficionados. Prefiero recordar el partido que ganamos en Mallorca”, sentencia.

Óscar Fernández: “Seguro que Nico lo hace muy bien”

La historia se repite en el Valencia CF. En 2007 el club de Mestalla, entonces presidido por Juan Soler, prescindió de los servicios de Quique Sánchez Flores en la jornada 10 del campeonato, a pocos días de medirse al Real Madrid. Entonces, como ahora, el técnico del filial Óscar Fernández se hizo con el mando del primer equipo. El preparador valenciano opina que Nico Estévez puede hacer un buen papel.

Fueron dos semanas intensas, como recuerda Óscar Fernández. El destino ha querido que, al igual que ocurriese con la destitución de Quique Sánchez Flores en octubre de 2007, el Valencia haya decidido encomendar el timón del primer equipo de forma provisional al técnico del filial. Antes fue Fernández, ahora le toca a Nico Estévez. “Imagínate: ser el entrenador del equipo del que has sido toda tu vida… Seguro que lo Nico lo hace muy bien”.

“Nunca te gusta que destituyan a un compañero”, recuerda Fernández, que en la actualidad ejerce como técnico de la Aspire Academy al frente del combinado que hace las veces de selección nacional sub-16 de Qatar. Pese a lamentar el cede de Djukic, pronto destaca que el nombramiento de Nico Estévez como técnico del Valencia le alegra porque “es joven y, tras mucho apelar a la promoción interna y a que se de la oportunidad a gente de la casa, supone una recompensa al trabajo desde la base”.

¿Qué se siente al llegar al banquillo del primer equipo? Óscar Fernández recuerda que, en aquel momento, sintió “sorpresa, alegria… se juntan muchas sensaciones. También la responsabilidad de no fallar a tu gente. No podria definirlo exactamente”. Pero, principalmente, la “alegria de recibir una recompensa tras tantos años de trabajo, de entrenar en campos de tierra”.

Estévez tiene una dura prueba esta semana con los compromisos ante Nastic y Real Madrid. Y para sacar adelante los compromisos, necesitará la complicidad de un vestuario en el que los ánimos están por los suelos. “Yo fui sincero, hay que serlo con los futbolistas”, rememora Fernández. “Nico debe mostrarse tal y como es, con sinceridad”.

El 1-5 encajado en Mestalla el 31 de octubre de 2007 fue un día doloroso para el ex técnico del Valencia Mestalla, pero lo achaca a que “el equipo estaba en un estado de ‘shock’ tras la destitución de Quique. Aquel fue un partido para olvidar. El 1-5 me supo mal por la gente, por los aficionados. Prefiero recordar el partido que ganamos en Mallorca”, sentencia.